Bendición de Pascua 'Urbi et Orbi', 21 abril 2019 © Vatican Media

Bendición de Pascua 'Urbi et Orbi', 21 abril 2019 © Vatican Media

¿Qué es la bendición ‘Urbi et orbi’? Francisco la imparte hoy extraordinariamente

Print Friendly, PDF & Email

Oración especial por el fin de la pandemia

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(zenit – 27 marzo 2020).- De manera extraordinaria, hoy, 27 de marzo de 2020, el Papa Francisco presidirá un momento de oración extraordinario para pedir el fin de la pandemia que culminará con la impartición de la bendición Urbi et Orbi a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la Indulgencia plenaria.

Tendrá lugar en el sagrato (atrio frente a la entrada) de la Basílica de San Pedro, con la plaza vacía, como anunció el Santo Padre el pasado domingo, 22 de marzo de 2020, al término de la oración del Ángelus.

La bendición Urbi et orbi era la fórmula habitual con la que empezaban las proclamas del Imperio Romano.

En la actualidad es la bendición más solemne que imparte el Papa, propia del ministerio petrino, porque –recuerda el liturgista padre Arturo Elberti– se refiere a la ciudad de Roma, como obispo de la diócesis, y al mundo, como Sumo Pontífice.

Cuándo se imparte

Urbi et orbi, contiene las palabras que en latín significan “a la ciudad (Roma) y al mundo”. Se imparte durante el año siempre en dos fechas: el Domingo de Pascua y el día de Navidad, 25 de diciembre, y también es impartida por el Pontífice el día de su elección, en el momento en que se presenta ante Roma y el mundo como nuevo sucesor de san Pedro.

Excepcionalmente, frente a este momento de emergencia sanitaria a nivel mundial por motivo del coronavirus, Francisco decidió concederla.

Remisión de las penas debidas

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que los fieles, debidamente dispuestos y bajo ciertas condiciones, adquieren por la intervención de la Iglesia, la cual, como ministro de la redención, dispensa y aplica con autoridad el tesoro de la satisfacción de Cristo y de los santos”, dice el Catecismo de la Iglesia Católica.

Dado que la Indulgencia plenaria remite completamente esa pena debida, el fallecido sin haber caído nuevamente en pecado no ha de pasar por el Purgatorio y accede directamente al cielo.

Según la misma fuente, los efectos de la bendición Urbi et orbi se cumplen para toda aquella persona que la reciba con fe y devoción, incluso si la recibe a través de los medios de comunicación de masas (televisión, radio, internet, etc.).

Situación especial actual

Efectivamente, tal y como remarca Mons. Felipe Arizmendi, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, México, “si seguimos, por radio o televisión, esa oración con el Papa, podemos obtener dicha indulgencia, siempre y cuando estemos en gracia de Dios, rechazando de corazón el pecado”.

De ordinario, se requiere la confesión sacramental, “pero como ahora no se puede, se hace el compromiso de confesarse tan pronto sea posible”, aclara.

Esta oración “equivale a una visita ante el Santísimo, ahora que no se puede hacer de otra forma. Si alguien no se puede sintonizar a esta hora, hágalo espiritualmente cuando pueda, y Dios ve su corazón. O si ve después el video, ya no en vivo, únase a esta intención y Dios le escucha. Lo importante es orar”, describe el prelado.

Visita y Adoración por internet

La Penitenciaría Apostólica, por disposición del Papa, concede también la Indulgencia plenaria a aquellos fieles que ofrezcan la visita al Santísimo Sacramento, o la Adoración Eucarística, o la lectura de la Sagrada Escritura durante al menos media hora, o el rezo del Santo Rosario, o el ejercicio piadoso del Vía Crucis, o el rezo de la corona de la Divina Misericordia, para implorar a Dios Todopoderoso el fin de la epidemia, el alivio de los afligidos y la salvación eterna de los que el Señor ha llamado a sí”.

En este sentido, Mons. Arizmendi indica que, en las actuales circunstancias, la visita al Santísimo y la Adoración Eucarística se pueden hacer por internet: “Así las pueden hacer tantos los enfermos, como médicos y enfermeras, personas que cuidan a los infectados y fieles en general. No hay restricción para obtener esa gracia, ese recurso espiritual. Lo demás, se puede hacer perfectamente en casa. La única condición para obtener la indulgencia es estar en gracia de Dios, como se dijo antes”, concluye.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }