Miembros de la Academia de Suecia Foto: Dicastero per la Comunicazione

Papa se encuentra con miembros de la Academia que elige a ganadores de Premios Nobel

Me alegra encontrarme de nuevo con ustedes, quienes integran la Academia Sueca. Agradezco al presidente su presentación, especialmente por poner la palabra “diálogo” en el centro.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 19.11.2021).- El Santo Padre encontró a los miembros de la Academia Sueca en la Ciudad del Vaticano por la mañana del viernes 19 de noviembre. La Academia Sueca es la institución encargada de seleccionar y premiar anualmente con el Nobel Prize a diferentes personalidades destacadas en varias categorías. A continuación ofrecemos el texto íntegro del discurso del Papa con algunos subtítulos agregados por ZENIT para facilitar un subíndice de temas.

***

Me alegra encontrarme de nuevo con ustedes, quienes integran la Academia Sueca. Agradezco al presidente su presentación, especialmente por poner la palabra “diálogo” en el centro.

La capacidad de comunicarnos ha sido puesta a prueba durante la pandemia

Estoy seguro de que ustedes también han visto cómo la larga crisis de la pandemia está poniendo a prueba la capacidad de comunicarse con los demás. Sin duda, esto se debe tanto a los períodos de encierro como al hecho de que toda esta situación ha tenido un impacto en las personas, a menudo de forma inconsciente. Cada uno se encuentra un poco más distante de los demás, un poco más retraído, quizás más suspicaz; o simplemente es menos probable que nos encontremos, trabajemos codo con codo, con la alegría y el esfuerzo de construir algo juntos. Entonces, lo primero es tomar conciencia de esta realidad, que nos amenaza a cada uno de nosotros como personas, debilitando nuestra capacidad de relacionarnos y que empobrece a la sociedad y al mundo. Incluso sin querer, esta tendencia corre el riesgo de jugar el juego de la cultura de la indiferencia.

La práctica diaria del encuentro y del diálogo

Estoy seguro de que ustedes, desde su privilegiada posición, comparten esta preocupación. Así lo confirman las palabras que usted, señor Presidente, pronunció hace un momento, y con las que me identifico plenamente: «En un momento de crisis, cada pequeño paso que puede llevar al ser humano a acercarse a los demás es de gran importancia. importancia». Es la práctica diaria del encuentro y el diálogo: un estilo de vida que no es noticia, pero que ayuda a la comunidad humana a avanzar, a crecer en la amistad social. La Encíclica “Fratelli Tutti” contiene un capítulo – el sexto – dedicado a esta elección: «Diálogo y amistad social» (nn. 198-224).

El diálogo social como camino hacia una nueva cultura

Con ustedes los Académicos, que tienen, por así decirlo, el «pulso» de la dinámica cultural, y que asignan los prestigiosos premios Nobel, deseo compartir esta elección del diálogo social como camino principal hacia una nueva cultura. El desarrollo generalizado de las redes sociales corre el riesgo de reemplazar el diálogo con una multiplicidad de monólogos, a menudo con tonos agresivos (cf. n. 200). En cambio, el diálogo social «presupone la capacidad de respetar el punto de vista del otro» (n. 203), con sinceridad y sin disimulo.

Diálogo no es igual a relativismo

El diálogo no es sinónimo de relativismo, al contrario, una sociedad es tanto más noble cuanto más cultiva la búsqueda de la verdad y se arraiga en las verdades fundamentales (cf. n. 206-207); especialmente cuando reconoce que «todo ser humano posee una dignidad inalienable» (n. 213). Este principio puede ser compartido tanto por creyentes como por no creyentes.

La cultura del encuentro

Sobre esta base, estamos llamados a promover la cultura del encuentro. «¡Armemos a nuestros hijos con las armas del diálogo! ¡Enseñémosles la buena pelea del encuentro!» (Fratelli Tutti, 217).

Distinguidos señores y señoras, les agradezco nuevamente su visita. Dios los bendiga a usted y a su trabajo, bendiga a sus seres queridos y a su país.

Traducción del original italiano realizada por el P. Jorge Enrique Mújica, LC

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación