Lettera del Gran Cancelliere sul processo di Riforma costituzionale. Foto: www.orderofmalta.int

Orden de Malta: Santa Sede respetará su soberanía

El camino de reforma que desde hace algunos meses emprendió la Orden de Malta, por mandato del Papa, se vio envuelta en una controversia a inicios de 2022 a raíz de un camino que les marcaban y que corría el riesgo de violar la constitución soberana de la Orden. Una carta del líder actual de la Orden muestra que los ánimos se han suavizado y se ha reorientado el camino.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Roma, 31.01.2022).- El pasado 29 de enero el Papa recibió en audiencia privada al Cardenal Silvano Tomasi y al sacerdote jesuita Gianfranco Ghirlanda, SJ. La audiencia podría haber pasado desapercibida si no fuera por un detalle: el cardenal Tomasi es el eclesiástico encargado de la reforma de la Orden de Malta y el padre Ghirlanda es, desde Benedicto XVI, uno de los canonistas de referencia de la Santa Sede.

Las dos últimas semanas del mes de enero de 2022 se suscitaron diversas discrepancias de no poco valor: una de ella giraba en torno al estatuto jurídico-internacional de la Soberana Orden de Malta que la Santa Sede, con el delegado Tomasi, estaba manejando para la Orden. Esa previsión, en definitiva, parecía desaparecer el carácter soberano de la centenaria Orden de Malta, lo que en la práctica podía derivar en una crisis de reconocimiento internacional y en consecuencia en la extinción de su estatuto particular en el escenario mundial que, en palabras muy simples, le hace ser una especia de “estado sui generis” con un ínfimo territorio con garantías de extraterritorialidad dentro de la ciudad de Roma y con un jefe de estado con el título de príncipe el cual, además, es a todos los efectos, reconocido por prácticamente todas las casas reales europeas.

La filtración del documento que desde la Santa Sede se preparaba para la Orden fue filtrado y derivó en una toma de postura prácticamente unánime de rechazo al interior de la Orden y su brazo secular. Es en este contexto en que el actual líder de la Orden, Albrecht Freiherr von Boeselager, remitió una carta a todos los miembros. La carta fue publicada en la web de la Orden el 28 de enero.

Von Boeselager inicia reivindicando la particularidad y prerrogativas de la Orden de Malta al comentar que “ahora estamos bien encaminados para lograr nuestro objetivo de fortalecer nuestra institución a través de una Carta Constitucional y un Código que reflejen nuestras tradiciones y características, que son fundamentales para el cumplimiento de nuestra misión”. Líneas antes subraya que “Dios ha escuchado nuestras oraciones”, lo que supone alguna forma de petición a Dios que habría revertido lo que inicialmente el cardenal Tomasi y la Santa Sede preveían para la Orden de Malta.

De hecho, en la carta menciona que han “podido abrir y reforzar nuestras comunicaciones en los niveles más altos de la Santa Sede, recibiendo importantes garantías del Santo Padre”. Se entiende que esas garantías tienen que ver con la soberanía de la Orden. Y a continuación comparte que “los malentendidos que prevalecían entre el grupo de trabajo del Delegado Especial, S.E. el Cardenal Tomasi, y los representantes de la Orden, se están suavizando, especialmente después de los dos últimos días de discusiones conjuntas. En particular, hemos recibido garantías satisfactorias de que no hay intención de violar en modo alguno la soberanía y el derecho de autogobierno de la Orden de Malta y, en consecuencia, algunos artículos de la propuesta de Constitución han sido convenientemente modificados”.

Esta parte es la importante pues, en definitiva, el núcleo en cuestión es precisamente el de la Soberanía que posibilita que la Orden de Malta sea un ente de derecho internacional, Observador Permanente ante las Naciones Unidas, miembros de diferentes organismos internacionales, mediadora entre naciones en conflicto y que capaz de mantener relaciones a nivel diplomático de embajada con más de 100 países.

Más adelante, en la misma carta, Von Boeselager refiere que él y otros miembros de la Orden expusieron “algunas cuestiones fundamentales de principio, las peculiaridades de nuestra Orden y la necesidad de reelaborar el proyecto de Constitución y Código presentado por el Delegado Especial”. Adelanta que el 22 y 23 de febrero habrá una nueva reunión conjunta.

La Orden de Malta, sin embargo, es también una verdadera Orden religiosa dentro de la Iglesia. La distinción entre esta realidad y su soberanía en cuanto ente de derecho internacional, le dan una peculiaridad especial. Sin embargo, la Santa Sede mantiene la reforma de la orden en cuanto conformada por personas con votos religiosos. Y en este sentido, Von Boeselager parece reconocer y aceptar “el llamamiento del Santo Padre a la renovación espiritual de la Orden, y especialmente de nuestros miembros profesos. De hecho, existe una verdadera urgencia por alcanzar este objetivo para que la Orden pueda atraer nuevas vocaciones de miembros actuales y futuros de la Orden que deseen vivir una vida consagrada a través de la misión de la Orden”.

Es así que se pide a los miembros que “sigan rezando” e invita a la colaboración.

Share this Entry

Jorge Enrique Mújica

Licenciado en filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, y “veterano” colaborador de medios impresos y digitales sobre argumentos religiosos y de comunicación. En la cuenta de Twitter: https://twitter.com/web_pastor, habla de Dios e internet y Church and media: evangelidigitalización."

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación