Ideología de género. Foto: Archivo

USA: para la administración Biden los términos “padre” y “madre” son ofensivos

Print Friendly, PDF & Email

La nueva guía para los programas educacionales extranjeros sugieren que los términos «madre» y «padre» son «ofensivos».

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Alexis I. Fragosa Esq.

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Washington, 21.02.2022).- La Agencia Americana para el Desarrollo Internacional (USAID) ha emitido unas guías que fomentan entre los socios en la educación de UDAID la integración de las nuevas ideas LGTB en los currículos de las escuelas y en la formación de los maestros.

Reafirmando su compromiso con el «desarrollo inclusive», la nueva guía sacada en el documento estratégico Visión LGTB para la acción, LGBT Vision for Action, de la era Obama que subrayaba la estrategia USAID para promover la ideología homosexual y trans en su labor en el extranjero.

El Nuevo documento ofrece las «mejores prácticas» para la «inclusión en la educación» de los LGTB, lo que incluye la prohibición de términos «ofensivos e inapropiados» como «madre» y «padre», eliminando libros y contenidos del «temario que estereotipen negativamente» a los individuos que se identifican como LGTB y promueven «orientaciones sexuales diversas e identidades de género» en los temarios de la educación sexual y de la formación familiar.

Los críticos se quejan de que la nueva guía del USAID terminará impactando en los socios educadores basados en la fe insuficientemente comprometidos con la iniciativa de todo el gobierno de la administración Biden de avanzar la agenda LGTB condicionando los fondos a la implementación de la nueva guía USAID.

En las directrices USAID anima a los educadores a «expandir entre sus estudiantes conocimientos sobre diversidad» mediante la exposición de modelos de rol LGTB «mediante literatura, lecciones e invitados a clase»

El documento también anima a las escuelas a permitir a los estudiantes trans el uso de aseos y cabinas del sexo opuesto para asegurar que los estudiantes trans no sean «marginados» o «expuestos a acoso». A las escuelas también se les aconsejan que se abstengan de implementar códigos de vestimenta para los estudiantes que estén basados en un «entendimiento binario de genero», lo que USAID entiende como que va en detrimento del «transgenderismo, tercer-genderismo y estudiantes y educadores no- conformes».

USAID avisa a las escuelas que algunos educadores, lo que incluye a profesores, personal administrativo, servicios de apoyo a alumnos –esencialmente cualquier adulto del centro educativo- pueden estar sesgados o tener prejuicios contra los estudiantes LGTBQ+ y podrían no ser capaces de crear un ambiente inclusive o dar apoyo a los estudiantes LGTBQ+, especialmente educadores cuyas creencias religiosas no apoyan el estilo de vida LGTBQ+.

Más allá de la prueba de fuego religiosa que USAID sugiere implícitamente que es necesaria para eliminar a los educadores no inclusivos, USAID también aconseja que las escuelas deben asegurarse de que «los funcionarios educativos no revelen la orientación sexual o la identidad de género de un estudiante» a su familia sin el permiso expreso del estudiante, alegando que los menores tienen derecho a la privacidad respecto de sus padres.

El documento también ofrece ejemplos de exitosos «programas de educación inclusive» LGBT. Por ejemplo, en Kosovo, en el marco del Programa de Educación Básica de la USAID, «más de 140 directores de escuela de Kosovo participaron en la formación» diseñada para «aumentar la conciencia de los directores de escuela sobre los retos a los que se enfrentan los estudiantes y profesores LGBTQI+, y su deber de cuidar a los estudiantes y al personal» – de nuevo, afirmando implícitamente que los directores tienen un extraordinario «deber legal de cuidar» a los estudiantes y al personal LGBT.

La USAID afirma que los estudiantes LGBT sufren un impacto desproporcionado de la violencia en la escuela en comparación con sus compañeros heterosexuales y hace referencia a un documento de la UNESCO que define ciertos discursos como violencia.

La USAID también afirma que «en la época precolonial parece que existía la idea local de que la diversidad sexual y de género formaba parte de la realidad de la humanidad», y que cualquier idea de que la promoción de la agenda LGBT en el extranjero es «una forma de imperialismo cultural» no es exacta.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }