Papa lava los pies a prisioneros italianos. Fotos: Vatican Media

Papa lava los pies a presidiarios de cárcel italiana en la misa del Jueves Santo

Print Friendly, PDF & Email

El Papa celebró la misa con el rito del lavatorio de los pies en la cárcel de Civitavecchia.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 14.04.2022).- Por la tarde del Jueves Santo, poco antes de las 15:00 horas, el Papa Francisco se dirigió a Civitavecchia, al Nuevo Complejo Penitenciario, para celebrar la Santa Misa «in Coena Domini» con las personas allí detenidas.

Al llegar al Centro Penitenciario, antes de las 16 horas, fue acogido por las autoridades. Posteriormente el Papa se dirigió a la capilla, donde presidió la misa. Junto a algunos de los reclusos, había una representación de los agentes y el personal del Centro Penitenciario y algunas autoridades, entre ellas el Ministro de Justicia italiano.

Durante la liturgia, el Papa pronunció su homilía sin papeles, tras las lecturas del día, hablando de la señal del lavatorio de los pies, «una cosa extraña» en este mundo: «Jesús lavando los pies al traidor, al el que lo vende». El Papa Francisco añadió “Jesús nos enseña esto, simplemente: entre vosotros hay que lavarse los pies […] uno sirve al otro, sin interés: qué bonito sería si esto fuera posible hacerlo todos los días y a todo el pueblo”. Para servir -continuó el Papa- está Jesús que al traidor le dice «amigo», lo espera hasta el final, lo perdona todo: «¡Dios perdona todo y Dios perdona siempre! Nosotros somos los que nos cansamos de pedir perdón”. Cada uno de nosotros -dijo el Papa- tiene algo que lleva mucho tiempo en el corazón, “pero, pedid perdón a Jesús”. Y recordó: “Hay un Señor que juzga, pero es un juicio extraño: el Señor juzga y perdona”. Y concluyó exhortando a seguir, con “el deseo de servirnos y perdonarnos”.

Al final de la homilía, como es costumbre, el Papa Francisco repitió el gesto de Jesús durante la Última Cena, cuando el Señor lavó los pies de sus discípulos como signo de amor llevado hasta el servicio y la humillación, hacia 12 presos, hombres y mujeres, entre los que se encontraban personas de diferentes edades y nacionalidades.

Papa lava los pies a prisioneros italianos. Fotos: Vatican Media

Al final de la misa, el director de la prisión dio las gracias al Santo Padre y le ofreció una estampa del antiguo puerto de Civitavecchia, algunos productos del huerto cultivados por los internos y algunos trabajos realizados por el personal y los reclusos.

Tras la celebración, el Papa se dirigió a la sala de entrevistas, donde saludó brevemente a unas cincuenta personas que representaban a los reclusos, funcionarios y personal de la prisión. Hacia las 17:30 de la tarde el Papa regresó al Vaticano.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }