Papa a peregrinos eslovacos. Foto: Vatican Media

“Quien acoge a un necesitado hace un acto de caridad y de fe porque reconoce a Jesús en el hermano”, dice el Papa a peregrinos eslovacos recibidos en audiencia

Print Friendly, PDF & Email

“Quien acoge a un necesitado no sólo hace un acto de caridad, sino también de fe, porque reconoce a Jesús en el hermano. ¡Que Dios te mantenga siempre rico en la sal de la hospitalidad! Y que su sal no pierda nunca su sabor, renovándose siempre al extraer la sangre vital de sus raíces”, dijo el Papa a los peregrinos eslovacos que casi llenaron el Aula Pablo VI del Vaticano.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 01.05.2022).- Por la mañana del sábado 30 de abril, el Papa recibió en audiencia, en el Aula Pablo VI del Vaticano, a una numerosa delegación de peregrinos llegados a Roma desde Eslovaquia. Estaban acompañados por el arzobispo metropolitano de la capital del país, Bratislava, y también por dos distinguidas autoridades civiles: el presidente del Parlamento y el presidente del Tribunal Constitucional (los jefes de los poderes legislativo y judicial).

El Papa bromeó tanto al inicio como al final: al inicio al decir que el cardenal Tomko se veía más joven que él y al final al decir que debe obedecer al médico y permanecer sentado. Ofrecemos a continuación la traducción al castellano del discurso.

***

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días y bienvenidos! ¡Vitajte! [bienvenido]

Os saludo a todos los que habéis venido a manifestar vuestra adhesión al Sucesor de Pedro y a hacer vuestra profesión pública de fe, precisamente en este tiempo de Pascua.

Saludo cordialmente al cardenal Jozef Tomko, cuya presencia nos hace sentir que la Iglesia es una familia que sabe honrar la antigüedad como un don. Pero tengo una duda, ¡parece más joven que yo!

Saludo al Arzobispo Metropolitano de Bratislava, Monseñor Stanislav Zvolenský, que acompaña esta peregrinación como Presidente de la Conferencia Episcopal Eslovaca. Gracias por sus palabras. Saludo a todos los obispos presentes, a los sacerdotes, a los consagrados, a los fieles laicos. Me complace saludar a las autoridades civiles, especialmente al Presidente del Parlamento de la República Eslovaca y al Presidente del Tribunal Constitucional. Y aprovecho para enviar un saludo al Presidente del país.

Llevo en el corazón nuestros encuentros del pasado septiembre en Bratislava, Prešov (Preshov), Košice (Coshitse) y en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de los Siete Dolores en Šaštín (Shashtjin). Fue un gran placer para mí ver cómo la Iglesia de Eslovaquia vive la riqueza de la diversidad de ritos y tradiciones, como un puente que une el Occidente y el Oriente cristianos. Doy gracias al Señor porque, a pesar de la pandemia, pude visitar su país; ¡que Él haga madurar los frutos del viaje apostólico!

Hoy habéis venido en gran número a dar gracias, pero me he dado cuenta de que a los peregrinos eslovacos les gusta venir a Roma: lo veo en las audiencias generales. Su pueblo está muy apegado a la sede de los Santos Pedro y Pablo.

Al venir entre vosotros he querido animaros a caminar en el estilo del encuentro, todos juntos: los jóvenes, las familias, los ancianos, las diferentes comunidades que históricamente han formado parte de vuestra sociedad. La cultura del encuentro se construye en la búsqueda de la armonía entre las diversidades, una armonía que requiere aceptación, apertura y creatividad. En la raíz de esta forma de vida está el Evangelio, está el Espíritu Santo. Pero sabemos que en la historia y en la vida concreta esta armonía se ve a veces herida por nuestros pecados y limitaciones. Por eso, durante mi visita, también rezamos por la curación de las heridas. Por favor, no se cansen de invocar al Espíritu Santo, que es el creador de la armonía y el bálsamo de las heridas.

Me hicieron saber que la gran alfombra utilizada para el escenario durante el encuentro con la comunidad romaní en Košice (Coshitse) fue cortada y distribuida entre las familias del barrio, y puede servir de bienvenida en la puerta de cada casa.

Como invitado, fui recibido por ustedes con pan y sal. La sal de la acogida, que se refiere a la sal del Evangelio. Y recientemente su acogida ha vuelto a manifestarse, esta vez en el trágico contexto de la guerra. En los últimos meses, muchas de vuestras familias, parroquias e instituciones han acogido bajo su techo a madres e hijos de familias ucranianas obligadas a separarse para salvarse, que habían llegado con su pobre equipaje.

Al mirarles a los ojos, eres testigo de cómo la guerra violenta los lazos familiares, priva a los niños de la presencia de sus padres, de la escuela, y deja a los abuelos abandonados. Os animo a seguir rezando y trabajando por la paz, que se construye en nuestra vida cotidiana, también con estos gestos de caridad acogedora. Y sé que sois solidarios no sólo con vuestros hermanos vecinos, sino también con los que están lejos, como los de Cuba.

Quien acoge a un necesitado no sólo hace un acto de caridad, sino también de fe, porque reconoce a Jesús en el hermano. ¡Que Dios te mantenga siempre rico en la sal de la hospitalidad! Y que su sal no pierda nunca su sabor, renovándose siempre al extraer la sangre vital de sus raíces. Sé que estáis orgullosos de la herencia de los Santos Cirilo y Metodio. Os invito a conservar y cultivar siempre esta herencia, a construir puentes de fraternidad junto a todos los pueblos que se nutren de las mismas raíces de la evangelización de Europa, con los dos pulmones del cristianismo, de los que hablaba el Santo Papa Juan Pablo II.

Gracias, queridos, por vuestra fidelidad a Cristo, manifestada en el testimonio de la fe vivida, en el ecumenismo práctico de vuestras relaciones con el prójimo, en la caridad acogedora con los diferentes, en el respeto a toda vida humana y en el cuidado responsable del medio ambiente. Que Nuestra Señora de los Siete Dolores, Patrona de Eslovaquia, sea para vosotros la Madre que os acompañe siempre en vuestro camino y os enseñe a consolar y a llevar la esperanza. Esa esperanza que no defrauda y que tiene un nombre: Cristo resucitado. ¡Christos voskrese!

Ahora os daré la bendición y rezaremos juntos para que el Señor os bendiga a todos. Y luego me despido de ustedes, pero hay un problema: esta pierna no está bien, no funciona, y el médico me ha dicho que no camine. Me gusta ir a ustedes…, ¡pero esta vez debo obedecer al médico! Por eso te voy a pedir que hagas el sacrificio de subir las escaleras, y me despido de ti desde aquí. Es una humillación, pero la ofrezco por su país. Gracias.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }