Preferencias religiosas del congreso de los Estados Unidos. Foto: Diario de Cuba

Así es el 117 congreso de los Estados Unidos: 9 de cada 10 congresistas se identifican como cristianos

Casi todos los miembros no cristianos del Congreso son demócratas. Los tres representantes musulmanes del 116º Congreso vuelven para el 117º: Reps. André Carson, del partido demócrata de Indiana; Ilhan Omar, demócrata de Minnesota; y Rashida Tlaib, demócrata de Mich. Asimismo, regresan los dos budistas del anterior Congreso: el representante demócrata de Georgia, Hank Johnson, y la senadora demócrata de Hawai, Mazie K. Hirono. Los católicos son más numerosos en la Cámara (31%) que en el Senado (24%).

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 18.05.2022).- En lo que respecta a la afiliación religiosa, el 117º Congreso de Estados Unidos es similar al anterior, pero diferente de los estadounidenses en general, según un estudio del Pew Research Center.

Mientras que cerca de una cuarta parte (26%) de los adultos estadounidenses no tienen afiliación religiosa -se describen como ateos, agnósticos o «nada en particular»-, sólo un miembro del nuevo Congreso (la senadora Kyrsten Sinema, demócrata de Arizona) se identifica como no afiliado religiosamente (0,2%).

Casi nueve de cada diez miembros del Congreso se identifican como cristianos (88%), en comparación con dos tercios del público en general (65%). El Congreso es más protestante (55% frente al 43%) y más católico (30% frente al 20%) que la población adulta de Estados Unidos en general.

Los miembros del Congreso también son mayores, por término medio, que los adultos estadounidenses en general. Al comienzo del 116º Congreso, el representante medio tenía 57,6 años, y el senador medio tenía 62,9 años. Las encuestas del Pew Research Center descubrieron que los adultos de ese rango de edad tienen más probabilidades de ser cristianos que el público en general (el 74% de los estadounidenses de 50 a 64 años son cristianos, en comparación con el 65% de todos los estadounidenses de 18 años o más). Aun así, el Congreso es más cristiano incluso que los adultos estadounidenses de 50 a 64 años, por un margen de 14 puntos porcentuales.

En los últimos congresos ha aumentado notablemente el porcentaje de miembros que se identifican simplemente como protestantes o cristianos sin especificar más la denominación. Actualmente hay 96 congresistas en esta categoría (18%). En el 111º Congreso, el primero en el que el Centro de Investigación Pew analizó la afiliación religiosa de los congresistas, 39 miembros se describieron de esta manera (7%). Mientras tanto, el porcentaje de adultos estadounidenses en esta categoría se ha mantenido relativamente estable.

Durante el mismo periodo, el número total de protestantes en el Congreso se ha mantenido relativamente estable: Había 295 protestantes en el 111º Congreso, y hay 294 en la actualidad. El aumento de los protestantes que no especifican una denominación se ha correspondido con una disminución de los miembros que sí se identifican con familias confesionales, como los presbiterianos, episcopalianos y metodistas.

Aun así, los miembros de estos tres subgrupos protestantes siguen estando sobrerrepresentados en el Congreso en comparación con su proporción en el público en general, mientras que otros grupos están infrarrepresentados, como los pentecostales (0,4% del Congreso frente al 5% de todos los adultos de Estados Unidos), los protestantes no confesionales (2% frente al 6%) y los bautistas (12% frente al 15%).

Los miembros judíos también constituyen una proporción mayor del Congreso que del público en general (6% frente al 2%). Los porcentajes de la mayoría de los otros grupos no cristianos analizados en este informe (budistas, musulmanes, hindúes y universalistas unitarios) se acercan más a sus porcentajes en el público en general.

Casi todos los miembros no cristianos del Congreso son demócratas. Sólo tres de los 261 republicanos que juraron su cargo el 3 de enero (1%) no se identifican como cristianos; dos son judíos y uno no quiso declarar su afiliación religiosa.

Pocos cambios entre el 116º y el 117º Congreso para la mayoría de los grupos religiosos: el 117º Congreso se parece mucho al 116º

La composición general del nuevo Congreso es similar a la del anterior, en parte porque 464 de los 531 miembros del 117º Congreso (87%) son miembros que regresan.

Los metodistas han sufrido la mayor pérdida -siete escaños-, seguidos de cerca por los bautistas (seis escaños) y los católicos (cinco escaños). También hay cuatro luteranos menos en el 117º Congreso que en el 116º. Por el contrario, los protestantes que no especifican una confesión han aumentado sustancialmente, ganando 16 escaños en el 117º Congreso después de haber ganado también 16 escaños hace dos años, cuando el 116º entró en funciones. Los protestantes de la familia restauracionista también ganaron tres escaños (todos los congresistas de esta categoría se identifican con las Iglesias de Cristo).

En total, actualmente hay tres cristianos menos en el nuevo Congreso que en el anterior, aunque es casi seguro que esta diferencia se reducirá una vez que se cubran tres de los cuatro escaños vacantes. Cinco de los seis candidatos en las contiendas no convocadas o pendientes se identifican como cristianos; Jon Ossoff, demócrata que se presenta al Senado por Georgia, es judío.

En cuanto a los 63 miembros del Congreso que no son cristianos, una ligera mayoría (33) son judíos, un número que se ha mantenido relativamente estable en los últimos Congresos.

El siguiente grupo más numeroso de no cristianos es el de los que se negaron a especificar una afiliación religiosa. Hay 18 personas en esta categoría en el 117º Congreso, lo mismo que en el 116º, que había visto un aumento de ocho miembros en este grupo.

Los tres representantes musulmanes del 116º Congreso vuelven para el 117º: Reps. André Carson, del partido demócrata de Indiana; Ilhan Omar, demócrata de Minnesota; y Rashida Tlaib, demócrata de Mich. Asimismo, regresan los dos budistas del anterior Congreso: el representante demócrata de Georgia, Hank Johnson, y la senadora demócrata de Hawai, Mazie K. Hirono.

Los universalistas unitarios ganaron un escaño, ya que la representante Deborah K. Ross, demócrata de Carolina del Norte, se une a los representantes demócratas de California. Ami Bera y Judy Chu.

Ahora hay dos hindúes en el Congreso: el congresista Ro Khanna, demócrata de California, y el congresista Raja Krishnamoorthi, demócrata de Illinois, ambos miembros que regresan. La exrepresentante Tulsi Gabbard, demócrata de Hawái, que sirvió en los Congresos 115 y 116, se postuló para la presidencia en 2020 y retiró su candidatura de reelección para su escaño en la Cámara. La sustituye Kai Kahele, que declinó especificar una afiliación religiosa.

Un miembro, el representante demócrata de California Jared Huffman, se describe a sí mismo como humanista. Aparece en la categoría «otros». Menos de tres décimas del 1% de los adultos estadounidenses se consideran específicamente humanistas.

Sinema es el único miembro del 117º Congreso que se identifica como no afiliado religiosamente. Tanto Sinema como Huffman han dicho que no se consideran ateos.7

Diferencias por cámaras: las dos cámaras del Congreso tienen mayoría protestante

La mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado son cristianos, siendo la Cámara de Representantes ligeramente más cristiana que el Senado (88% frente al 87%). Y ambas cámaras tienen una mayoría protestante: el 55% de los representantes son protestantes, al igual que el 59% de los senadores.

Dentro del protestantismo, las mayores diferencias se dan en los presbiterianos (3% en la Cámara frente al 12% en el Senado) y en los protestantes que no especifican una confesión (20% en la Cámara, 11% en el Senado).

Los católicos son más numerosos en la Cámara (31%) que en el Senado (24%).

El Senado, por su parte, tiene una mayor proporción de miembros judíos (8% frente al 6%) y mormones (3% frente al 1%) que la Cámara.

Todos los musulmanes, hindúes y universalistas unitarios en el Congreso están en la Cámara, mientras que hay un budista en cada cámara.

La única congresista sin afiliación religiosa (Sinema) está en el Senado, y el único miembro de la categoría «otros» (Huffman) está en la Cámara.

Diferencias por partido: casi todos los miembros no cristianos del Congreso son demócratas

El 99% de los republicanos en el Congreso se identifican como cristianos. Hay dos republicanos judíos en la Cámara, los Reps. Lee Zeldin, de Nueva York, y David Kustoff, de Tennessee. El representante de Nueva York, Chris Jacobs, no quiso especificar su afiliación religiosa. Todos los demás republicanos del 117º Congreso se identifican como cristianos de alguna manera.

La mayoría de los congresistas republicanos se identifican como protestantes (68%). Los grupos protestantes más numerosos son los bautistas (15%), los metodistas (6%), los presbiterianos (6%), los luteranos (5%) y los episcopales (4%). Sin embargo, el 26% de los republicanos son protestantes que no especifican una denominación, frente al 20% del Congreso anterior. Hay 15 novatos republicanos en esta categoría, frente a tres demócratas recién llegados.

Ahora que el senador demócrata Tom Udall, de Nuevo México, se ha retirado, los nueve miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) en el Congreso son republicanos.

Los demócratas en el Congreso también son muy cristianos, mucho más que los adultos estadounidenses en general (78% frente al 65%). Pero la proporción de demócratas que se identifican como cristianos es 21 puntos porcentuales menor que entre los republicanos (99%). Los demócratas son mucho menos propensos que los republicanos a identificarse como protestantes (43% frente al 68%). Por el contrario, los católicos representan una proporción mayor entre los demócratas que entre los republicanos (34% frente al 26%).

Entre los demócratas, el 11% son judíos y el 6% no especifican su afiliación religiosa. Todos los universalistas unitarios (3), los musulmanes (3), los budistas (2) y los hindúes (2) en el Congreso son demócratas, al igual que los miembros únicos de las categorías «otros» y sin afiliación religiosa.

Miembros de primer año: la pequeña clase de primerizos tiene poco efecto en la composición general del Congreso

Aunque la pequeña clase de nuevos miembros del 117º Congreso no cambia mucho la composición general del cuerpo, hay algunas diferencias notables en la afiliación religiosa entre los titulares y los nuevos miembros.

La clase de primer año es ligeramente más cristiana que su contraparte en funciones. Sólo seis de los 67 nuevos miembros no son cristianos: Tres son judíos, uno es universalista unitario y dos declinaron compartir una afiliación.

La mayor diferencia entre los recién llegados y los titulares está en la proporción de protestantes que no especifican una denominación: el 27% de los nuevos se encuentran en esta categoría, frente al 17% de los titulares. Asimismo, los que se describen específicamente como protestantes no confesionales representan el 2% de los titulares y el 7% de los novatos.

Entre los recién llegados, hay dos restauracionistas, el mismo número que entre los titulares.

Otros subgrupos protestantes son menores entre los recién llegados que entre los titulares. Por ejemplo, los recién llegados son menos propensos que los titulares a ser bautistas (7% frente al 13%) o metodistas (3% frente al 7%).

Los católicos, que constituyen el 30% del Congreso y el 30% de los titulares, representan una parte menor de los novatos (27%). Los cristianos ortodoxos, por su parte, sólo representan el 1% de los titulares y el 4% de los nuevos (tres nuevos miembros).

Mirando hacia atrás

Mientras la población estadounidense sigue siendo menos cristiana, el Congreso se ha mantenido relativamente estable en los últimos años y ha seguido siendo mayoritariamente cristiano. En el 87º Congreso (que comenzó en 1961), el primero del que se dispone de datos agregados sobre religión, el 95% de los miembros eran cristianos, lo que coincide con el 93% de los estadounidenses que se identificaban de la misma manera en ese momento, según los datos históricos sobre religión de Gallup.

Desde principios de los años 60, se ha producido un descenso sustancial en el porcentaje de adultos estadounidenses que se identifican como cristianos, pero sólo un descenso de 7 puntos en el porcentaje de miembros del Congreso que se identifican de ese modo. Hoy, el 88% del Congreso es cristiano, mientras que el 65% de los adultos estadounidenses lo son, según las encuestas del Pew Research Center.

Con información del Pew Research Center traducido al castellano por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación