Papa francisco juanto a embajadores de Pakistán, Emiratos Árabes, Burundi y Qatar. Foto: Vatican Media

“Santa Sede sigue trabajando para promover soluciones pacíficas en situaciones de conflicto”, dice el Papa a los nuevos embajadores de Pakistán, Emiratos Árabes, Burundi y Qatar

“La Santa Sede sigue trabajando a través de numerosos canales para promover soluciones pacíficas en situaciones de conflicto y para aliviar el sufrimiento causado por otros problemas sociales. Lo hace con la convicción de que los problemas que afectan a toda la familia humana requieren una respuesta unificada de la comunidad internacional, en la que cada miembro desempeñe su papel. Estimados embajadores, tienen un papel privilegiado que desempeñar en este sentido. Ustedes saben muy bien que la guerra es siempre una derrota para la humanidad y es contraria al importante servicio que prestan al tratar de construir una cultura del encuentro a través del diálogo y al fomentar el entendimiento mutuo entre los pueblos, así como al defender los nobles principios del derecho internacional”, les dijo el Papa.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 19.05.2022).- Cuatro embajadores de países con los que la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas presentaron al Papa las credenciales que les acreditan como embajadores de sus países. La ceremonia se llevó a cabo en la Sala Clementina del Vaticano. Ofrecemos a continuación el texto del discurso del Papa en lengua española.

***

Sus Excelencias

Les doy una calurosa bienvenida y acepto de buen grado las Cartas que les acreditan ante la Santa Sede como Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios de sus países: Pakistán, Emiratos Árabes Unidos, Burundi y Qatar. Al transmitir mis saludos a sus respectivos Jefes de Estado, les ruego que les aseguren mi recuerdo en mis oraciones, mientras desempeñan su importante servicio.

Aunque no hay un momento ideal, no cabe duda de que está comenzando su nueva misión en un momento especialmente difícil. Cuando me reuní por última vez con sus colegas en enero, la familia humana empezaba a respirar aliviada, ya que nos estábamos liberando lenta pero seguramente de las garras de la pandemia. Parecía que por fin podíamos volver a una cierta sensación de normalidad, sin perder de vista las lecciones aprendidas en los dos últimos años. Entonces, la oscura nube de la guerra descendió sobre Europa del Este, envolviendo entonces directa o indirectamente a todo el mundo. Tras haber experimentado los efectos devastadores de dos guerras mundiales y las amenazas nucleares durante la Guerra Fría, junto con un creciente respeto por el papel del derecho internacional y la creación de organizaciones políticas y económicas multinacionales centradas en la cohesión de la comunidad mundial, la mayoría de la gente creía que la guerra en Europa era un recuerdo lejano. Y uno pensaba en los niños que preguntaban a sus madres: «Mamá, ¿qué fue la guerra?». Pero no fue así.

Sin embargo, como vimos en el momento álgido de la pandemia, incluso en una tragedia de esta magnitud, puede surgir lo mejor de la humanidad. Tal vez más que nunca, las formas modernas de comunicación han sacudido nuestras conciencias al presentar imágenes impactantes y, a veces, espantosas del sufrimiento y la muerte en tiempo real. Estas mismas imágenes han inspirado también un sentimiento de solidaridad y fraternidad, que ha llevado a muchos países y personas a prestar ayuda humanitaria. Pienso en particular en los países que acogen a los refugiados del conflicto sin importar el coste. Hemos visto a familias que abren sus casas a otros miembros de la familia, a amigos e incluso a desconocidos.

Al mismo tiempo, no debemos olvidar que hay muchos otros conflictos en el mundo que reciben poca o ninguna atención, especialmente de los medios de comunicación. Somos una sola familia humana y el grado de indignación expresado, el apoyo humanitario ofrecido y el sentimiento de fraternidad que se siente por los que sufren no deben basarse en la geografía o en el interés propio. Porque «si cada persona tiene una dignidad inalienable, si cada ser humano es mi hermano o hermana, y si realmente el mundo es de todos, no importa si alguien ha nacido aquí o vive fuera de las fronteras de su país» (Hermanos Todos, 125). Esto se aplica no sólo a la guerra y los conflictos violentos, sino también a otras situaciones de injusticia que afligen a la familia humana: el cambio climático, la pobreza, el hambre, la falta de agua potable, el acceso a un trabajo decente y a una educación adecuada, por nombrar sólo algunas.

La Santa Sede sigue trabajando a través de numerosos canales para promover soluciones pacíficas en situaciones de conflicto y para aliviar el sufrimiento causado por otros problemas sociales. Lo hace con la convicción de que los problemas que afectan a toda la familia humana requieren una respuesta unificada de la comunidad internacional, en la que cada miembro desempeñe su papel. Estimados embajadores, tienen un papel privilegiado que desempeñar en este sentido. Ustedes saben muy bien que la guerra es siempre una derrota para la humanidad y es contraria al importante servicio que prestan al tratar de construir una cultura del encuentro a través del diálogo y al fomentar el entendimiento mutuo entre los pueblos, así como al defender los nobles principios del derecho internacional. No es en absoluto un servicio fácil, el suyo, pero tal vez las situaciones de desigualdad e injusticia de las que somos testigos en el mundo actual nos ayuden a apreciar aún más su trabajo. A pesar de los retos y contratiempos, nunca debemos perder la esperanza en nuestros esfuerzos por construir un mundo en el que prevalezcan la fraternidad y el entendimiento mutuo y los desacuerdos se resuelvan por medios pacíficos.

Estimados embajadores, al comienzo de su nueva misión, les expreso mis mejores deseos y les aseguro que las oficinas de la Santa Sede están a su disposición para tratar asuntos de interés común. Desde mi corazón invoco las bendiciones divinas de sabiduría y paz sobre ustedes, sus familias, sus colaboradores diplomáticos y su personal. Gracias.

Traducción del original realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación