monasterio de la Orden de San Pablo en Mariupol, Ucrania. Foto: Paweł Tomaszewski

Tropas rusas toman un monasterio católico en Ucrania y lo convierten en alcaldía

Además del monasterio, han tomado iglesias y de ellas extrajeron “todo aquello que había: los cálices para el servicio divino y toda cosa de valor”, dice el padre Pavlo Tomaszewski.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Roma, 19.05.2022).- El pasado 14 de mayo el padre Pavlo Tomaszewski dio a conocer en Facebook que el monasterio de la Orden de San Pablo en Mariupol, Ucrania, fue tomado por los rusos y se convirtió en sede de la autodenominada República de Donetsk, autoinstituida el pasado fin de marzo de 2022.

El monasterio tomado es un centro católico donde hasta antes de la invasión rusa vivían los padres paulinos. Así lo anunció en Facebook el P. Tomaszewski quien es religioso paulino de la parroquia de Nuestra Señora de Czestochowa en Mariupol:

«¡Cristo ha resucitado! Hoy he recibido una triste noticia. En nuestro monasterio, en Mariupol, los ocupantes han hecho de la RPD (República Popular de Donetsk, ed.) la administración de toda la ciudad. Os pido que recéis por nuestra hermosa ciudad, por sus defensores y por nosotros, y que nuestra ciudad y nuestro santuario sean liberados de los invasores.»

En declaraciones a la agencia de los obispos italianos, el religioso reveló que “el sábado por la noche recibí un mensaje del obispo auxiliar de la diócesis de Kharkiv y Zaporozhye, Mons. Jan Sobilo. Me escribió que los ocupantes habían realizado la administración del municipio en el monasterio y me mandó una foto”. Cuenta que “Sé que también el 17 de marzo nuestro monasterio ha sido saqueado. Me lo dijo un señor de nuestra parroquia que logró dejar Mariupol. Han tomado todo aquello que había: los cálices para el servicio divino y toda cosa de valor”. El sacerdote dice también que en Mariupol no hay servicio de telefonía móvil o internet. Y agrega: “les confieso que es muy difícil para mi corazón. Es difícil para mí, porque me han quitado la iglesia, han hecho de todo para hacernos ir. Y ahora la han deshonrado. Es algo muy difícil de aceptar”.

Por cuanto refieren los organismos internacionales, para fines de este 2022 más de 10 mil ucranianos de Mariupol podrían morir a causa de enfermedades y condiciones deplorables.

Share this Entry

Joachin Meisner Hertz

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación