Patriarca Kirill. Foto: La Tercera

Cartas desde la guerra (día 90): “Los territorios recientemente liberados vuelven a sufrir ataques diarios”

El arzobispo mayor de los greco católicos critica el hecho de que “el Patriarca Kirill hizo un llamamiento a los profesores de los fundamentos de la cultura ortodoxa para que eduquen a los niños siguiendo los ejemplos de los llamados héroes que luchan actualmente en Ucrania”.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Kiev, 25.05.2022).- Tres meses desde el inicio de la guerra y Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk continúa dando tanto el parte desde la guerra como aportando la luz de la fe a los acontecimientos en curso. En esta ocasión evidencia al patriarca ortodoxo de Moscú y su nueva justificación de la invasión a Ucrania. Ofrecemos el texto en castellano.

***

¡Cristo ha resucitado!

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Hoy es martes, 24 de mayo de 2022, y Ucrania vive el 90º día de esta sangrienta guerra que Rusia ha iniciado contra nuestro pueblo y nuestro Estado.

Desde hace tres meses, Ucrania se resiste. Es en esta batalla contra el enemigo que muchas veces nos supera en número y en armas. De hecho, hoy en Ucrania David se enfrenta a Goliat.

Casi todo el frente del este del país está en llamas. Nuestras ciudades y pueblos están sufriendo la verdadera guerra total porque el enemigo a su paso lo destruye todo. En llamas están nuestra región de Luhansk y nuestra región de Donetsk. El enemigo está bombardeando Mykolayiv, la región de Dnipropetrovsk. Nuestra región de Kharkiv lucha con valentía, el enemigo vuelve a almacenar armas en la frontera bielorrusa, en la frontera rusa, en el norte de nuestro estado. Así, incluso los territorios recientemente liberados vuelven a sufrir ataques diarios, casi hostiles.

Pero Ucrania se resiste. Peleas en Ucrania. Y, en efecto, hoy estamos agradecidos a los defensores de nuestra patria por haber visto una nueva mañana; por poder hablar y meditar hoy con vosotros la Palabra de Dios.

De hecho, hoy sentimos que el pueblo ucraniano se ha unido como nunca antes en nombre de la defensa de su patria.

Me gustaría continuar con ustedes hoy para reflexionar sobre los llamados pecados de los demás. Y uno de los pecados de los demás se llama «dejarse pecar». Cada vez que creamos un espacio en nuestra vida pública y personal para el crimen, cuando permitimos directa o indirectamente que se cometa el pecado, cuando nos convertimos en cómplices de los crímenes que luego ocurren: al permitir el pecado, nos hacemos responsables de lo que hace el pecador. Y ahora, en esos días, en Ucrania, este tipo de pecado se ha hecho, en cierto modo, especialmente evidente.

Un gran número de expertos internacionales han llegado a Ucrania para investigar y evaluar los crímenes de guerra de los rusos cometidos en suelo ucraniano. Cosas terribles se desarrollan ante nuestros ojos. Vemos que el ejército ruso, los oficiales rusos, los mandos rusos no sólo permiten la matanza de civiles, la violación de mujeres, niños, hombres, incluso públicamente, sino que la fomentan. Y hoy, las atrocidades contra los civiles se están convirtiendo en parte integrante de esta guerra ideológica contra el pueblo ucraniano. Son guerras y crímenes que hoy el mundo califica de genocidio del pueblo ucraniano.

Aquel que, de hecho, permite el asesinato y la violación, se convierte en persona en asesino y violador. En el contexto del análisis, de la identificación de estos crímenes contra la humanidad, resulta especialmente llamativo el discurso pronunciado ayer por el jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Kremlin, en la conferencia sobre educación. Entre otras cosas, el Patriarca Kirill hizo un llamamiento a los profesores de los fundamentos de la cultura ortodoxa para que eduquen a los niños siguiendo los ejemplos de los llamados héroes que luchan actualmente en Ucrania. De los llamados héroes que hoy defenderían a Rusia con las armas en la mano. El Patriarca probablemente no dijo a qué ejemplos se refería en particular. Hoy, al escuchar los gritos, el llanto de las almas heridas en Ucrania, al oír la voz de la sangre inocente, de las mujeres, de los niños, de los hombres inocentes asesinados, el grito se eleva desde la tierra hacia Dios, desde el corazón de una persona común: «¡Dios, salva y protege a todas las personas de esta cultura ortodoxa!»

¡Dios, enséñanos a amar! Enséñanos en el amor hacia Dios, hacia Ti, a amar y perdonar al prójimo. Dios, danos la fuerza para no crear espacio para el pecado, para los crímenes en nuestra vida personal, en nuestra cultura, en nuestro mundo.

¡Dios, bendice al ejército ucraniano! Dios, acepta las lágrimas, el llanto y las oraciones de millones de ucranianos, víctimas de esta guerra. Dios, cura las heridas de tus hijos. Dios, bendice al ejército ucraniano y da paz a todos nosotros, a tu humanidad, y sálvanos de los crímenes de guerra.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación