Episcopado Francés

Abusos en Francia: declaración del presidente de obispos franceses ante caso Santier y cardenal Ricard

Print Friendly, PDF & Email

Declaración desde Lourdes en el contexto de la Asamblea Plenaria del Episcopado.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Lourdes, 08.11.2022).- Este lunes 7 de noviembre, el arzobispo de Reims y presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, mons. Éric de Moulins-Beaufort, hizo una declaración desde Lourdes en el contexto de la Asamblea Plenaria del Episcopado. Por su importancia y actualidad, ofrecemos la traducción al castellano de esa declaración que tiene que ver con el caso de un obispo acusado de abusos pero que también reveló que un cardenal retirado abusó de una menor.

***

Damas y caballeros,

Gracias por haber aceptado acompañarnos hoy, a esta rueda de prensa que hasta ahora no estaba prevista, sin esperar el discurso final de nuestra Asamblea Plenaria y la rueda de prensa que le seguirá.

Antes de comentaros las noticias que están motivando este vuelco en nuestra agenda, me gustaría compartir con vosotros los avances de nuestro trabajo en lo que algunos denominan el «asunto Michel Santier».

Al abrir esta Asamblea, subrayé que nos reunimos con muchos sentimientos encontrados y cuánto sobre todo sentimos rabia y cansancio en las víctimas de la violencia y el abuso en la Iglesia, en particular en aquellos que habían decidido el año pasado confiar en nosotros y también entre los fieles católicos, especialmente los más comprometidos, que habían expresado ante nuestra asamblea y continuaron expresando durante ella sus dudas, su desánimo, su dificultad para asumir la imagen desastrosa de la Iglesia dada por el tratamiento de los hechos reprochados por mons. Santier.

Así que parte de nuestro trabajo era dejar claro entre nosotros lo que había sucedido. Se ha establecido una cronología precisa de las diversas acciones realizadas desde que una víctima fue a ver a su obispo, luego al arzobispo de París, luego a monseñor Aupetit. Ayudó a identificar lo que se había hecho, lo que no se había hecho, lo que no se había hecho lo suficiente y las fallas a notar. Trabajamos entre nosotros, a puerta cerrada, lo que nos permitió llegar lo más lejos posible en los intercambios, pero también con expertos: un abogado, un canonista y el funcionario francés del Dicasterio de la doctrina de la fe. Me gustaría agradecerles una vez más por su disponibilidad y sus valiosos aportes.

Permítanme enfatizar cuatro puntos:

1º Las víctimas que hablaron, una primera y luego una segunda tras la primera, fueron escuchadas, tomadas en serio, creídas. A pesar de la estima general de que gozaba monseñor Santier, monseñor Aupetit supo acoger lo que le decían estas personas y puso en marcha los procedimientos canónicos previstos. Estos llevaron al obispo Santier a presentar su renuncia, dando al Papa las razones de esta solicitud y esta renuncia fue aceptada sin demora. monseñor Santier estaba entonces sujeto a restricciones ministeriales que lo alejaban de cualquier posibilidad de volver a cometer tales actos;

2º Estaba previsto que la dimisión del obispo Santier se hiciera efectiva el 30 de junio de 2020. Tal acto normalmente lo anuncia la Santa Sede, pero lo hizo él mismo, ya el 6 de junio, aduciendo un motivo de salud. Esto último era tanto más creíble cuanto que había pasado unas semanas en el hospital, en plena crisis sanitaria y de confinamiento, en un estado muy grave. Su mención a «otras razones» pasó entonces desapercibida;

3º Aparte del Arzobispo de París y el Nuncio Apostólico, los obispos no sabían nada de lo que había cometido Michel Santier. El derecho canónico no prevé que el Presidente de la Conferencia de Obispos participe en estos procedimientos. Dio la casualidad de que me dieron cuenta de esto, pero fue, en cierto modo, de acuerdo con la buena voluntad de todos. Cuando monseñor Blanchet, en diciembre de 2020, supo que el Papa lo había nombrado obispo de Créteil, no sabía nada de la situación exacta de monseñor Santier. Se enteró de esto más tarde, durante las entrevistas antes de asumir el cargo. Debía, pues, llevar solo lo que había aprendido y cuidar solo de limitar las despedidas y los homenajes que el diocesano de Créteil quería rendir al que había sido su obispo durante 13 años.

4º Cuando monseñor Santier, a la llegada de monseñor Blanchet, fue a instalarse en La Mancha, su región de origen, monseñor Le Boulc’h, obispo de Coutances, no sabía cuál era su situación exacta, ni las verdaderas razones de su dimisión. Él se entera más tarde, porque una de las dos víctimas está preocupada por lo que escucha sobre las misiones que le podrían encomendar. Monseñor Le Boulc’h, a su vez, acoge a esta persona, la toma en serio e impone otras condiciones de vida y de ministerio a monseñor Santier. Las monjas a las que fue enviado fueron advertidas y acogieron al obispo Santier con conocimiento de causa, como un servicio a prestar a un hombre que había sido culpable de hechos graves pero que seguía siendo un ser humano y tenía que vivir en alguna parte.

Dicho esto, graves insuficiencias y disfunciones en todos los niveles aparecen claramente al releer esta historia. Esta observación nos permite hoy considerar medidas claras y precisas para evitar que tal situación vuelva a ocurrir:

1º Al obispo Santier se le creyó cuando reconoció los hechos denunciados por las dos víctimas. En retrospectiva, puede parecer obvio que no se debe confiar en la persona culpable para establecer la verdad de sus acciones. Esta ingenuidad deja en claro que los obispos, no más que los sacerdotes, están hechos para lidiar con delitos y faltas. No somos magistrados ni policías y no tenemos que serlo. Debemos ser conscientes de esta incompetencia y buscar resueltamente la ayuda de terceros competentes;

2º El Ministerio Público no fue incautado, probablemente porque los hechos habían sido cometidos contra personas que entonces eran mayores de edad, jóvenes pero mayores de edad, y estas personas no querían en ese momento tener que ser interrogadas más, habiendo pasado el tiempo, y habiendo construido su vida;

3º La Congregación para la Doctrina de la Fe, en mayo de 2020, pidió al arzobispo de París, monseñor Aupetit, que abriera una «investigación preliminar» canónica. Esto no se ha hecho. La definición en el código de derecho canónico de la investigación preliminar no es clara: se hace para establecer la verosimilitud de los hechos. Sin embargo, en este caso, esta probabilidad se estableció ya que el demandado los había reconocido. Además, su renuncia ya había sido aceptada. Pero en estas condiciones, ¿cuándo y también cómo se hace una verdadera investigación, para establecer todos los hechos que pudo haber cometido el imputado y juzgarlo en consecuencia?

4º Ya he subrayado la falta de información adecuada del arzobispo Blanchet y del arzobispo Le Boulc’h. El punto aquí es quién debería haberlo hecho y cuándo en el proceso de designación debería haberlo hecho;

5º Cuando se tomaron y comunicaron las medidas disciplinarias impuestas a monseñor Santier, éstas parecieron moderadas y complicadas de aplicar a los responsables de velar por su aplicación: el Nuncio Apostólico, el Obispo de Coutances, el Arzobispo de Rouen, el Obispo de Créteil. Pero no les correspondía determinar estas sanciones, ni publicarlas. Al igual que en la legislación francesa, por ejemplo, la publicación de las sanciones es una pena adicional. La reacción de los fieles ante este caso debería llevarnos a dejar claro que al ser un obispo una figura pública y al pretender serlo, las sanciones que le conciernen deben ser siempre publicadas, a no ser que haya una razón proporcionada para otra decisión. Lo mismo puede decirse de los sacerdotes.

6º En cuanto a la relativa moderación de las sanciones, proviene, según entendemos, entre otras razones, de que los hechos eran antiguos e indudablemente prescritos en el derecho canónico. El derecho canónico prescribe, al igual que nuestro derecho francés y el de todas las naciones que se consideran Estados de Derecho. La prescripción impide al juez conocer los hechos pasados. Marca la voluntad de la ley no sólo castigar un acto delictivo y reparar en lo posible lo sufrido por las víctimas, sino también posibilitar la rehabilitación del culpable, su reinserción en la sociedad. Sin embargo, al releerlo, parece que el procedimiento siempre prevé un «votum», una recomendación de la persona que realiza la investigación canónica, ya sea el arzobispo o el nuncio u otra persona. Hay que trabajar para expresar un «votum» más razonado y explícito, teniendo en cuenta dos características del estado del pueblo de Dios en Francia: por un lado, es difícil que este pueblo de Dios entienda que un sacerdote que ha abusado de una persona durante un sacramento pueda seguir celebrando la misa incluso en privado, y por otro lado, que el pueblo de Dios sea lo suficientemente maduro como para soportar conocer las faltas cometidas por uno de sus pastores. Lo dijimos mucho el año pasado y lo creemos: «La verdad os hará libres»;

7º Como Presidente de la Conferencia Episcopal, al tener conocimiento de la situación de monseñor Santier, aunque estas situaciones no son de mi competencia ni de mis atribuciones, reconozco de buen grado las siguientes carencias: pude y debí insistir con más fuerza, cuando monseñor Aupetit me informó de los hechos que había conocido, en que se llevara a cabo una investigación exhaustiva; luego pude y debí preocuparme más de que se mantuviera a monseñor Santier en su puesto, aunque se hubiera aceptado su dimisión. Pero repito: la Conferencia Episcopal no es parte del procedimiento, sólo fui informado de algunas de las decisiones tomadas, no se me consultó mi opinión. En noviembre de 2021, durante la asamblea, informé a los obispos de que se habían tomado medidas disciplinarias contra el obispo Santier, pero sin dar ninguna indicación de lo que había hecho. La Congregación para la Doctrina de la Fe me había pedido que informara a los obispos si lo consideraba útil, en la medida de lo posible de forma oral. Lo consideré necesario, tras un intercambio con el Nuncio, para ayudar a monseñor Santier a cumplir las normas que se le imponen y evitar que los obispos le inviten a predicar retiros o a presidir peregrinaciones. Ciertamente, es necesario un mayor conocimiento de las responsabilidades de cada parte, así como una mejor coordinación entre todas las partes implicadas, ya sea de derecho o de hecho.

Como puede ver, tenemos trabajo por delante para mejorar los procedimientos y hacerlos más eficaces y comprensibles para todos. No creo que sea justo acusarnos de haber querido ocultar el asunto Santier, al menos no en el sentido de que monseñor Santier se hubiera librado de cualquier sanción o hubiera seguido siendo un riesgo para cualquiera. Desgraciadamente, ahora está claro que puede haber tenido otras víctimas en el pasado, además de las dos personas conocidas hasta ahora, y quizás hechos de distinta naturaleza. Dado que el arzobispo local ha hecho un informe, la investigación judicial permitirá averiguar, esperamos, y, en su defecto o como complemento, la investigación canónica. Pero quedan dos preguntas:

1) ¿De qué medios concretos disponemos para realizar una investigación?

2) ¿Cómo podemos animar a las víctimas a hablar, a crear el clima que les permita hacerlo si lo desean? En la primavera de 2019, cuando dos víctimas hablan, las células de escucha existen, la existencia del ICASE es conocida por el público en general, puede parecer que una persona que tiene algo serio que decir puede hacerlo y que incluso puede saber que será recibida y escuchada. Sin embargo, esto no ha sido suficiente, como lo demuestra la historia, sólo la amplia cobertura mediática que se ha dado al silencio una vez que se ha roto.

Al mismo tiempo que aclarábamos, en la medida de lo posible, el asunto Santier, la Presidencia y el Consejo Permanente trabajaban en los demás casos de obispos implicados ante la justicia de nuestro país o ante la justicia canónica. Hoy puedo decirles lo que sabemos, lo que sé, dentro de los límites de lo que dispongo. Pero primero debo contarte lo que recibimos ayer [domingo 6 de noviembre, ndt], inesperadamente. El proceso que ahora se va a compartir con ustedes a petición de la persona que lo hace no tiene precedentes.

Admisión del cardenal Ricard

Esta admisión del cardenal Ricard fue recibida ayer por nosotros, los obispos, como un shock. Puede imaginarse la estima que le tenemos quienes le hemos elegido dos veces como presidente y hemos sido testigos de su episcopado en Grenoble, Montpellier y Burdeos. Podemos imaginar el asombro de las diócesis y de todos los católicos de Francia. Debo precisar que el hecho del que habla, aunque sea antiguo, fue objeto de un informe al fiscal, ya que la joven era menor de edad en el momento de los hechos, y de un informe al Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

Por lo tanto, añado, como empecé a hacer, que ya son seis los casos de obispos implicados ante la justicia de nuestro país o ante la justicia canónica y que son conocidos por ustedes, a los que ahora pueden añadir a monseñor Santier y a monseñor Ricard [1]. Otros dos, que ya no están en funciones, están siendo investigados por la justicia de nuestro país a raíz de las denuncias realizadas por un obispo y de un procedimiento canónico; un tercero ha sido denunciado ante la Fiscalía, a la que no se ha dado respuesta hasta la fecha, y ha recibido medidas de la Santa Sede para restringir su ministerio. Con motivo de esta Asamblea, la Presidencia y el Consejo Permanente han podido comprobar con los funcionarios afectados el estado de los procedimientos y la situación concreta de cada uno de estos obispos. No me corresponde decir más.

Permítanme insistir en la gran diversidad de situaciones, de hechos cometidos o reprochados. Se puede ver que la justicia canónica puede actuar de forma rigurosa y sistemática, a veces más allá de la de nuestro país, sobre todo para los actos prescritos o no sancionados en el derecho francés. A pesar de sus límites, esta justicia canónica tiene en cuenta la exigencia de rectitud y coherencia que se espera de un sacerdote y la confianza que muchas personas están dispuestas a depositar en un sacerdote, a fortiori en un obispo, a riesgo a veces de dejarse caer, o incluso de dejarse arrastrar a algo que no querrían, que es lo que vivieron las personas que fueron víctimas del obispo Santier.

No sé mucho más sobre el cardenal Ricard que lo que ha decidido decir y hacer público. Nuestra Asamblea no ha terminado. Todavía nos queda trabajo por hacer, basado en el análisis preciso de los casos que hemos podido hacer. Como sabes, esta mañana nos hemos reunido con los pilotos y otro miembro de cada uno de los grupos de trabajo que decidimos crear en la Asamblea de noviembre de 2021. El informe de progreso realizado hoy, 7 de noviembre de 2022, indica ya los cambios o transformaciones que tendremos que iniciar y aplicar como Iglesia para ser más, en medio de este mundo, la Iglesia de Cristo Jesús. Si la Iglesia está formada por pecadores, debe velar por que éstos no se sirvan de su condición eclesial para hacer daño, especialmente a quienes son frágiles o vulnerables o se les hace vulnerables. Debe acompañar a los posibles infractores con misericordia, pero también y sobre todo debe empezar por proteger a los jóvenes y a los no tan jóvenes y apoyar a los que puedan haber sido víctimas en su entorno.

Me gustaría agradecerles su atención y su trabajo. En este momento tan doloroso, ayuda a garantizar que se diga la verdad. Os aseguro la determinación de los obispos: queremos continuar la obra de transformación iniciada el año pasado y alentada por el proceso sinodal, para que la Iglesia responda a su misión.

 

Notas:

[1] Tenga en cuenta que de estos seis obispos, uno ha fallecido. Al final, hay diez ex obispos fuera de su cargo: ocho actualmente acusados por abusos (entre ellos el obispo Santier y el cardenal Ricard) y dos acusados por no acusación (uno condenado en 2018 y otro liberado en 2020).

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }