Escuela y centro comunitario «El primer milagro de Jesús», en Caná de Galilea. Foto: Custodia de Tierra Santa

Con patrocinio de Hungría, Franciscanos inauguran escuela en Caná, lugar del milagro de las bodas

Esta localidad de mayoría árabe, aunque situada en Israel, cuenta con unas tres mil familias cristianas, de las cuales 1.700 son de rito latino, y alberga un santuario a cargo de los frailes de la Custodia desde 1641.

Share this Entry

Por: Filippo Di Grazia

 

(ZENIT Noticias / Cana, 28.11.2022).- Tras siete años de trabajo, la mañana del martes 22 de noviembre se inauguró en Caná de Galilea una nueva escuela. Se trata de la construcción de un nuevo instituto orientado a la ciencia que será dirigido por los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa.

La aldea de Caná, «Kafr Kanna» en árabe, es famosa por ser el lugar del primer milagro de Jesús, narrado en los evangelios (Jn 2,1-11). En la actualidad, esta localidad de mayoría árabe, aunque situada en Israel, cuenta con unas tres mil familias cristianas, de las cuales 1.700 son de rito latino, y alberga un santuario custodiado por los frailes de la Custodia desde 1641.

La estructura de la escuela es un edificio de tres plantas, dividido en dos alas, que alberga un pabellón para actividades deportivas, un teatro, locales parroquiales para actividades pastorales y, por supuesto, aulas y laboratorios escolares.

La inauguración de esta estructura tuvo lugar siete años después de la colocación de la primera piedra. Las obras se han interrumpido en dos ocasiones en los últimos años, en 2017 y 2020, y luego se han reanudado sin interrupción hasta la actualidad. La lentitud en la ejecución de las obras, además del impedimento que supuso la propagación de la pandemia, se debió a la dificultad para encontrar fondos. La construcción definitiva de la escuela tuvo lugar gracias al recurso providencial a dos fuentes de financiación: la colecta del Viernes Santo, a la que se adhieren todos los cristianos del mundo, y la preciosa contribución del gobierno húngaro, en el marco de su programa de ayuda a las minorías cristianas.

Ceremonia de inauguración de las instalaciones en Caná de Galilea

Asistieron a la ceremonia de inauguración el Custodio de Tierra Santa, Hermano Francesco Patton, y el Secretario de Estado húngaro en el marco del programa de ayuda a las minorías cristianas, Sr. Tristan Azbej. Además de ellos, también estuvieron presentes el Vicario Custodial, el Hermano Ibrahim Faltas, el Ecónomo Custodial, el Hermano Tony Choukry, el párroco de la Iglesia Latina de Cana, el Hermano Haitam Franso Yalda Hano, y el Obispo Griego Melquita Yusef Mattah. Por parte del Patriarcado Latino estuvo presente el Obispo auxiliar, antiguo vicario patriarcal de Nazaret, Mons. Rafic Nahara, mientras que Ezdin Amara, jefe del consejo local, representó a las instituciones locales.

La ceremonia se abrió en el teatro de la escuela y fue animada por el párroco, el Hermano Haitam, y la franciscana Sor Renè Moussa, directora del instituto.

Sor Renè Moussa en la inauguración de la Escuela «El primer milagro de Jesús». Foto: Custodia de Tierra Santa

Intervención del Custodio y entrega de la medalla Grato Animo

Al tomar la palabra, el Padre Custodio saludó primero a los presentes y luego habló de la importancia de la creación de esta escuela; una importancia que involucra a toda una comunidad y a los jóvenes que forman parte de ella. Es también a través de las escuelas que la Custodia de Tierra Santa expresa su cercanía a la minoría cristiana, en lugares donde está desapareciendo. «Gracias a Dios y gracias a la solidaridad de todos los cristianos del mundo, hoy hemos podido bendecir este edificio que estará en funcionamiento a partir del próximo curso escolar y que llenaremos de niños y jóvenes que cursarán el ciclo secundario, preparándose primero para la universidad y luego, para la vida».

Dirigiéndose entonces al funcionario húngaro presente en la sala, el Custodio continuó: «La realización de esta escuela no habría sido posible sin la ayuda especial prestada por Hungría a través de su programa de ayuda a las minorías cristianas. Por lo tanto, tengo la intención de expresar la gratitud de la Custodia de Tierra Santa entregando la medalla Grato Animo (del latín «con el alma agradecida») al Sr. Tristan Azbej, en señal de reconocimiento».

Hermano Francesco Patton y el Sr. Tristan Azbej. Foto: Custodia de Tierra Santa

Discurso del Secretario de Estado húngaro de Ayuda a los Cristianos Perseguidos, Tristan Azbej

Tras la ceremonia de entrega de la medalla y el pergamino Grateful Animo, el Sr. Tristan Azbej tomó la palabra y agradeció la oportunidad. En su discurso, el Secretario de Estado reiteró la relevancia que tiene para Hungría el apoyo a las minorías cristianas de todo el mundo, en virtud de la fuerte identidad cristiana que caracteriza históricamente al país magiar: «El preámbulo de nuestra nueva Carta Fundamental, aprobada en 2011, reconoce expresamente las raíces cristianas de Hungría. A este respecto, el comienzo del texto dice: «Estamos orgullosos de que hace mil años nuestro rey, San Esteban, fundara el Estado húngaro sobre una base sólida, e hiciera que nuestro país formara parte de la Europa cristiana. (…) Reconocemos el papel que el cristianismo ha desempeñado en la preservación de nuestra nación». Precisamente por este legado histórico, Hungría se compromete a ayudar a los cristianos en todo el mundo, y en virtud de esta vocación hemos decidido aportar nuestra contribución aquí, en el lugar del primer milagro de Cristo».

Corte de cinta y bendición de la estructura

Al final de la reunión, el Padre Custodio cortó la cinta inaugural y bendijo los locales de la escuela. Tras una breve visita a la terraza panorámica, todos los presentes se reunieron para un almuerzo de convivencia que puso fin a la jornada.

Traducción del original realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación