Centro de Derechos Reproductivos (CRR), un grupo legal pro-aborto con sede en Estados Unidos

Centro de Derechos Reproductivos (CRR), un grupo legal pro-aborto con sede en Estados Unidos

Organización Mundial de la Salud otorga estatus especial al grupo abortista radical

Print Friendly, PDF & Email

De los treinta y cuatro países que forman parte del consejo de administración de la agencia de salud, sólo 17 votaron a favor del grupo abortista, 13 votaron en contra y 4 se abstuvieron. Los países occidentales insistieron en una votación secreta, propuesta primero por Francia, aunque el protocolo normal para votar en la junta ejecutiva es a mano alzada.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Ginebra, 18.06.2024).- Después de una votación muy escasa y abundantes críticas del mundo en desarrollo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha otorgado un estatus especial al Centro de Derechos Reproductivos (CRR), un grupo legal rabiosamente pro-aborto con sede en Estados Unidos. Durante el debate, los países tradicionales se opusieron rotundamente al esfuerzo.

La administración Biden y los países occidentales lograron que la decisión fuera aprobada por la junta ejecutiva de la OMS a pesar de múltiples objeciones en una votación secreta muy estrecha. De los treinta y cuatro países que forman parte del consejo de administración de la agencia de salud, sólo 17 votaron a favor del grupo abortista, 13 votaron en contra y 4 se abstuvieron.

Egipto acusó a los países occidentales de politizar a la OMS y prometió apelar la decisión ante todos los miembros de la organización en la próxima Asamblea Mundial de la Salud. A esa promesa se sumó el grupo africano de 47 países, los 54 países de la Organización de Cooperación Islámica y la Federación de Rusia. Si bien la junta ejecutiva de la OMS supervisa el funcionamiento de la agencia, los mandatos legales de la agencia derivan de la Asamblea Mundial de la Salud.

Los países occidentales insistieron en una votación secreta, propuesta primero por Francia, aunque el protocolo normal para votar en la junta ejecutiva es a mano alzada.

Los países tradicionales se opusieron a la votación secreta argumentando que el secreto socavaría la democracia y la rendición de cuentas, implicando que cualquier país que planeara abstenerse de la votación probablemente no representaría fielmente sus leyes y valores. El gobierno de Estados Unidos insistió en el secreto.

Un delegado estadounidense dijo que era necesaria una votación secreta para “garantizar que las posiciones nacionales se reflejen, reconociendo que hay una serie de opiniones y presiones externas contra las que querríamos protegernos”.

La secretaría de la OMS empaquetó la decisión de otorgar estatus oficial al CRR con una organización no controvertida, Rare Diseases International. El delegado de Estados Unidos rechazó los llamados a separar las dos organizaciones y considerar los méritos de cada organización por separado. Una votación posterior a favor de la separación fue derrotada.

La decisión marca un momento clave en un debate que ha durado varios meses y ha visto la oposición al aborto expresada por parte de países tradicionales, miembros del Congreso de Estados Unidos y organizaciones provida de todo el mundo.

La decisión de otorgar al bufete de abogados sobre aborto un papel oficial dentro de la OMS fue pospuesta a principios de enero de este año, en la sesión anterior de la junta ejecutiva. Los países expresaron su preocupación de que el trabajo del grupo mundial sobre el aborto entre en conflicto con las leyes y la cultura de sus países.

Destacadas organizaciones provida estadounidenses alertaron a los miembros de la junta ejecutiva sobre las actividades subversivas del Centro de Derechos Reproductivos. La misión del grupo es establecer el aborto y los derechos sexuales a nivel internacional a través del activismo judicial, el lobby y asumiendo mecanismos internacionales de derechos humanos. La organización tiene una estrategia bien documentada para manipular el sistema de derechos humanos de la ONU y eludir los acuerdos establecidos de los procesos de la Asamblea General de la ONU para crear un derecho internacional al aborto a través del derecho internacional consuetudinario.

Las discusiones del lunes 3 de junio por la noche llegaron a un punto muerto después de que una discusión polémica dividió a los países. La dura oposición de los países tradicionales demostró que el consenso era inalcanzable y que la única manera de adoptar la decisión sería mediante votación, algo nunca antes utilizado en la cuestión de otorgar estatus oficial a una organización.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo una aparición el lunes 3 de junio por la noche para disipar los “temores” de las delegaciones que pedían su confianza y presentaban una propuesta de compromiso para aceptar la CRR con carácter de prueba de un año. Tedros dijo que la OMS ha estado colaborando con el CRR desde 2020 y que los estados miembros no deberían preocuparse de que el CRR imponga algo que no quieran.

Gracias por leer nuestros contenidos. Si deseas recibir el mail diario con las noticias de ZENIT puedes suscribirte gratuitamente a través de este enlace.

Share this Entry

Lisa Correnti

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }