Dona ahora!

Trabajadores voluntarios © Cáritas Colombiana

Colombia: La Iglesia trabaja para asistir a los más necesitados

Ante la pandemia de la COVID-19

(zenit – 8 abril 2020).- Con motivo de la pandemia del coronavirus, la Iglesia colombiana trabaja, desde varias arquidiócesis, diócesis y vicariatos y junto a administraciones locales, universidades, instituciones y organizaciones sociales, para dar la mayor asistencia sanitaria y humanitaria posible a las personas que más lo necesitan.

Así informa la agencia misionera Fides a partir de un comunicado de la Pastoral social – Cáritas de Colombia.

Gracias a los miles de voluntarios que colaboran y dado que las personas sin recursos, en situación de vulnerabilidad económica y social no pueden hacer frente a la pandemia, la Iglesia local ha desarrollado acciones como la entrega de ayudas alimentarias, económicas, de hospedaje y apoyo psicosocial en diferentes zonas del país.

Estas iniciativas se han producido también en otros países, como en España, donde Cáritas Diocesana de Madrid puso en marcha la campaña “La caridad no cierra. Quiero ser tu vecino de apoyo”, con la que llaman a la “fraternidad cristiana” y la “solidaridad” ante la crisis de contagios por coronavirus.

“Es tiempo de ayudar”

La ayuda más esencial que se lleva a cabo en Colombia es la entrega de alimentos no perecederos, que sirven para nutrir a familias o personas, tales como habitantes de calle, vendedores ambulantes o ancianos.

Los recursos son obtenidos a través de las donaciones de otras personas y familias a través de las parroquias, del apoyo de algunos empresarios y en articulación la administración local, regional y nacional, e incluso con ayuda internacional, añaden desde la fuente citada.

Otras iniciativas

Igualmente, otras de las iniciativas que se están llevando a cabo por las diócesis colombianas son: acogida para quienes no tienen techo; acompañamiento y el apoyo psicológico para superar los efectos negativos de la cuarentena (depresión, ansia, aumento de la violencia); auxilio económico para los más vulnerables, a personas ancianas, niños y jóvenes de escasos recursos y también a familias pobres en situación vulnerable.

Además, tratan de ayudar a que todos los ciudadanos tengan cubiertas necesidades tan imprescindibles como el acceso a agua y saneamiento, la distribución de productos sanitarios, la asistencia a víctimas de violencia de género o la capacitación laboral para jóvenes. “Es tiempo de ayudar”, destacan desde Cáritas del consabido país.

Testimonios

“Las parroquias están repartiendo mercados a las familias vulnerables que ya apoyaban y consiguiendo recursos para seguirlo haciendo”, comenta el padre Jaime Alberto Mancera Casas de la Archidiócesis de Bogotá.

“Atendemos habitantes de calle, familias necesitadas, vendedores informales. Lo realizamos en las instalaciones de la Pastoral Social Diocesana y llevamos directamente a los hogares. Siempre lo hemos hecho, ahora por la contingencia se ha incrementado”, asegura el padre Edgar Alfonso Gómez, director de Pastoral Social de la Diócesis de Sonsón-Rionegro.

Por otro lado, según la citada fuente, el padre Harold Tejada Córdoba, de la diócesis de Santa Marta, indica que “estamos haciendo una campaña de solidaridad entre las empresas para que donen alimentos y artículos de primera necesidad. También estamos haciendo distribución de alimentos con el programa Banco Diocesano de Alimentos de la Pastoral Social, se están entregando bonos alimenticios para que los beneficiarios puedan hacer directamente sus mercados”.

About Christian Vallejo

Estudiante de Periodismo.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación