Dona ahora!

Audiencia con una delegación del Ejército de Salvación, 9 nov. 2019 © Vatican Media

Ejército de Salvación: El “amor incondicional”, “antídoto” contra la división

Saludo del Santo Padre

(ZENIT – 8 nov. 2019).- “En un mundo donde abundan el egoísmo y la división precisamente el noble gusto por el amor incondicional sirve de antídoto y abre el camino al significado trascendente de nuestra existencia”, indicó el Papa Francisco.

Hoy, 8 de noviembre de 2019, el Santo Padre recibió en audiencia a una delegación del Ejército de Salvación, encabezada por el general Brian Peddle, superior del Ejército.

Ejército de Salvación

El Ejército de Salvación es un movimiento internacional, religioso y de caridad, con un sistema distintivamente militar en su estructura y organización. Confesionalmente, es una institución cristiana, sin pretender ser una iglesia más, sino una parte constituyente de la Iglesia de Cristo.

Actualmente, sirve en más de 130 países, tiene alrededor de 1 millón de miembros y emplea alrededor de 175 idiomas. Junto con la predicación de la Palabra de Dios, emprende obras sociales de diversa índole como escuelas, hogares para niños, albergues para personas sin hogar, hospitales, programas de emergencia para desastres, etc.

Ecumenismo

En su saludo, el Santo Padre recordó que su primera “lección de ecumenismo” la recibió a los 4 años, cuando junto a su abuela conoció a los miembros del Ejército de Salvación y destacó las palabras del predecesor del actual general: “La santidad transciende fronteras”.

Así, recalcó Francisco, la santidad se manifiesta “en acciones concretas de bondad, de solidaridad y de sanación habla al corazón y da testimonio de la autenticidad de nuestro discipulado” y “sobre esta base, los católicos y los miembros del Ejército de Salvación pueden ayudarse mutuamente y colaborar cada vez más con respeto mutuo, también en la vida de santidad”.

Amor gratuito

Por otro lado, con respecto a la caridad,  señaló que “el amor gratuito que inspira los gestos de servicio a los necesitados (…)” “atrae y convence” y que, en especial, los jóvenes necesitan percibirlo “porque en muchos casos les falta en su experiencia diaria”.

Además, agradeció a los presentes su trabajo en beneficio de las personas sin hogar y marginadas de Roma y su labor en la lucha contra la trata de seres humanos y otras formas actuales de esclavitud.

A continuación, sigue el saludo completo del Papa Francisco.

***

Saludo del Santo Padre

Sr. General, queridos hermanos y hermanas:

Me complace tener esta oportunidad para renovaros, así como a todos los miembros y voluntarios del Ejército de Salvación mi grato aprecio por vuestro testimonio sobre la primacía del discipulado y el servicio a los pobres que os  hace un signo reconocible y creíble del amor evangélico, en obediencia al mandato del Señor: “Amaos los unos a los otros. Como yo os he amado, así también debéis amaros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos” (Jn 13, 34).

Como alguna vez he recordado,- también ahora, en el coloquio-  recibí mi primera lección de ecumenismo hace muchos años, ¡yo tenía cuatro! cuando con mi abuela encontré a los miembros del Ejército de Salvación. Su ejemplo de humilde servicio a los más pequeños entre nuestros hermanos y hermanas es más elocuente que cualquier palabra. Me viene en mente la sabia expresión de su predecesor, Sr. General, cuando nos encontramos hace cinco años: “La santidad trasciende las fronteras confesionales”. La santidad que se manifiesta en acciones concretas de bondad, de solidaridad y de sanación habla al corazón y da testimonio de la autenticidad de nuestro discipulado. Sobre esta base, los católicos y los miembros del Ejército de Salvación pueden ayudarse mutuamente y colaborar cada vez más con respeto mutuo, también en la vida de santidad.

Este testimonio común es como la levadura que, en la parábola de Jesús, una mujer tomó y mezcló con harina hasta que toda la masa subió (cf. Lc 13, 21). El amor gratuito que inspira los gestos de servicio a los necesitados no es sólo la levadura, sino también la fragancia del pan recién horneado. Atrae y convence. Los jóvenes en particular necesitan sentir esta fragancia, porque en muchos casos les falta en su experiencia diaria. En un mundo donde abundan el egoísmo y la división precisamente el noble gusto por el amor incondicional sirve de antídoto y abre el camino al significado trascendente de nuestra existencia.

Como Obispo de Roma, deseo agradecer también al Ejército de Salvación  lo que está haciendo en esta ciudad en beneficio de las personas sin hogar y marginadas. También soy consciente de su amplia participación en la lucha contra la trata de seres humanos y otras formas actuales de esclavitud. ¡Que Dios bendiga vuestro esfuerzo!

Gracias de nuevo por vuestra visita. Acordémonos unos de otros en la oración y continuemos trabajando por la difusión del amor de Dios a través de obras de servicio y solidaridad.

© Librería Editorial Vaticana

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación