Dona ahora!
El Papa, en uno de sus viajes internacionales © Vatican Media

El Papa, en uno de sus viajes internacionales © Vatican Media

Entrevista: Zenit habla con el Vicario apostólico de Arabia Saudí, Mons. Paul Hinder

“Celebrar la Misa por primera vez públicamente en los EAU es un regalo”

Monseñor Paul Hinder no tiene dudas: “Ya sea que se trate de cristianos entre musulmanes o de musulmanes entre cristianos, tenemos que aprender a vivir en armonía unos con otros”, dice, esperando el próximo viaje internacional del Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos. Del 3 al 5 de febrero de 2019, un pequeño país en la Península Arábiga, donde los católicos son generalmente pequeñas minorías en todas partes. No es la primera visita de Francisco a un país islámico, después de sus viajes a Turquía, Bosnia, Azerbaiyán, Egipto y Bangladesh. Pero el anuncio de este viaje, como confirma el Obispo Hinder, tomó a todos por sorpresa.

El obispo Hinder, franciscano, nacido en Suiza, de 76 años, es ex obispo auxiliar (desde 2003) y Vicario apostólico (desde 2005) de Arabia, a saber, Yemen, Omán, Arabia Saudí, Qatar, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos. En 2011, el Vicariato árabe se dividió y se convirtió en el Vicario apostólico del sur de Arabia, incluido Yemen, Omán y los Emiratos Árabes Unidos. En este territorio, los católicos, todos extranjeros, son alrededor de un millón. Comprometidos sobre todo en algunos sectores (construcción, escuelas, servicios y trabajo doméstico), provienen de más de 100 países: principalmente Filipinas, India y otros países asiáticos.

Hablando con la corresponsal de Zenit, Deborah Castellano Lubov, quien hoy está viajando a los Emiratos Árabes Unidos nuevamente en el vuelo papal, en una entrevista exclusiva, el Obispo Hinder explica la importancia de este evento histórico para las comunidades católicas locales, la composición multiétnica de estas, el reto de vivir la fe cristiana en los países islámicos. “Sabemos que a través del diálogo se puede lograr mucho, y el Papa es un verdadero embajador de la paz”, dice.

ZENIT: El Papa Francisco será el primer Papa en viajar a la Península Arábiga. ¿Cómo se eligió el destino, en particular, en los Emiratos Árabes Unidos?

De hecho, ¡es un evento histórico! ¡Un Papa viajará a la Península Arábiga por primera vez! El Papa Francisco hace esta visita a Abu Dhabi al aceptar una invitación de Su Alteza el Jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, Príncipe Heredero de Abu Dhabi, para participar en la Reunión Interreligiosa sobre “Fraternidad Humana”. Además, la visita es también una respuesta a la invitación de la Iglesia Católica en los Emiratos. Entonces, fue una serie de visitas de varias delegaciones gubernamentales antes de la invitación y una relación que maduró y culminó en esta visita.

ZENIT: El anuncio del viaje del Papa cogió a todos por sorpresa. Como Vicario apostólico del sur de Arabia desde 2003, ¿alguna vez había esperado dar la bienvenida al Papa en Abu Dhabi algún día?

Sí, he estado en los Emiratos Árabes Unidos y en la región durante 15 años. Tal vez parecía imposible cuando llegué por primera vez a Abu Dhabi, pero en los últimos dos años, han habido muchos cambios en la forma en que los países del Golfo se han promovido y se han proyectado como naciones globalmente responsables. Han iniciado y dirigido muchas campañas humanitarias, por lo que creo que crear una sociedad tolerante es un avance natural de esta visión. Entonces, en los últimos años después de ver las muchas visitas de los líderes estatales del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) al Santo Padre en el Vaticano, no era una realidad demasiado lejana y, ahora que está sucediendo en unos pocos días, es increíble.

ZENIT: ¿Qué acto de bienvenida hay preparado para recibir al Papa Francisco? ¿Cuáles son los sentimientos de la mayoría islámica de la población, esperando este evento?

El Papa Francisco será un invitado del Estado y, como tal, el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos ha hecho todos los esfuerzos posibles para establecer y proporcionar todos los arreglos necesarios para la visita de Su Santidad a Abu Dhabi. La disposición para celebrar la primera misa pública también es un regalo a la comunidad católica en los EAU por parte de las autoridades. Hasta ahora, no ha habido negatividad en torno a la visita del Papa Francisco. Esperamos y oramos para que el Señor continúe sus bendiciones para que este viaje sea un éxito para nosotros y para los Emiratos Árabes Unidos.

ZENIT: La Iglesia Católica en los Emiratos Árabes Unidos está compuesta exclusivamente por extranjeros de diferentes nacionalidades y orígenes. ¿Qué significa esto para la vida pastoral de las comunidades?

Es cierto, somos una “Iglesia de migrantes” y yo soy un “Obispo de migrantes”. Una de mis cartas pastorales de 2015 se tituló “Si es posible, por tu parte, vive en paz con todos” tomada de Romanos Capítulo 12, verso 18. Comencé mi carta con estas palabras: “En estos días leemos casi todos los días sobre personas que son discriminadas, torturadas e incluso asesinadas: algunas porque pertenecen a una tribu o raza en particular; Algunos porque tienen una religión diferente”.

Entonces, lo que trato de decir es que, aunque podamos ser diferentes en nuestra apariencia, etnia, cultura y vestimenta, todos somos iguales y queremos lo mismo: fe, esperanza y amor. Nuestras creencias nos unen tan estrechamente, que aunque provenimos de diversos orígenes, podemos vivir juntos en paz y armonía. Nuestras parroquias, en los Emiratos Árabes Unidos y en el resto de los países del CCG, prosperan con estas diferencias y son muy vibrantes y están vivas. Toda cultura se celebra con sus costumbres y devociones; por ejemplo, hay una serie de Misas de 9 días celebrada por la comunidad filipina antes de Navidad en todas las parroquias de los Emiratos Árabes Unidos. A ella asisten miles de fieles, ya sea antes del trabajo en la mañana o en la tarde. Del mismo modo, la comunidad católica de habla árabe de diferentes iglesias y ritos, con miembros del Líbano, Siria, Jordania, Egipto, Irak y Palestina y más allá, es un testimonio de que nuestra fe nos une.

ZENIT: Entre los países cristianos y musulmanes, la idea de “libertad religiosa” y “libertad de culto” es muy diferente. ¿Cómo describiría la situación de las minorías religiosas en los Emiratos Árabes Unidos?

Hemos podido adorar y orar en nuestras áreas designadas de adoración durante las últimas seis décadas aquí en los Emiratos Árabes Unidos. Los Emiratos Árabes Unidos es una sociedad muy tolerante. La primera iglesia en Abu Dhabi se inauguró en 1965 y asistió el padre fundador de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el difunto jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan; La iglesia fue construida en un terreno dotado en 1963 por el último Sheikh Shakbout, el entonces gobernante de Abu Dhabi.

Además de las iglesias católicas, nuestros hermanos ecuménicos también tienen iglesias en todos los Emiratos. Otros credos que tienen lugares de culto en los Emiratos Árabes Unidos incluyen a los hindúes y sikhs.

Es cierto que hay dos entendimientos diferentes entre “libertad religiosa” y “libertad de culto”, pero si la libertad de culto que experimentamos en el país nos permite practicar nuestra religión sin ninguna malicia, es recomendable. Como residentes de la nación tenemos que obedecer sus leyes y jurisdicciones, que también son válidas para cualquier otra nación.

ZENIT: El tema básico del viaje del Papa a los Emiratos será, es fácil de prever, el diálogo islámico-cristiano. Para usted es un tema extremadamente crucial y vivo. En primer lugar, le pregunto: ¿hasta qué punto es posible este diálogo, entre religiones y culturas tan diferentes? 

Este no es el primer diálogo islámico-cristiano que visitará el Papa Francisco. En 2017, cuando asistió a una conferencia religiosa en El Cairo, Egipto, declaró claramente: “Digamos una vez más un firme y claro ‘¡No!’ A todas las formas de violencia, venganza y odio llevadas a cabo en nombre de la religión o en el nombre de Dios”.

Entonces, de esto sabemos que a través del diálogo se puede lograr mucho y el Papa Francisco es un verdadero Embajador de la Paz, ha cruzado valientemente las fronteras, fomentando encuentros personales con líderes religiosos, jefes de estado y organizaciones humanitarias en el mundo árabe.

El Papa Francisco ha visitado varios países de mayoría islámica, entre ellos Turquía, Bosnia, Azerbaiyán, Egipto y Bangladesh. Continúa esta misión para generar un diálogo y resolver las tensiones religiosas en algunos países entre musulmanes y cristianos.

ZENIT: ¿Cuál debería ser el objetivo realista de este diálogo?

En conferencias como estas, los puntos de vista religiosos se comparten y no se trata de establecer un objetivo, sino de llegar a un consenso que dará forma a la acción para provocar un cambio en el “pensamiento” y la “percepción” del hombre común. Todos queremos la paz, es el primer criterio humanitario básico, y que vivamos en paz con nuestros vecinos, sin importar cuál sea su religión, credo o raza. Ya sea cristianos entre musulmanes o musulmanes entre cristianos, tenemos que aprender a vivir en armonía unos con otros.

ZENIT: Según diversas voces del Occidente cristiano, el Islam es incompatible con los derechos humanos, la libertad de la persona, la democracia. ¿Cuál es su opinión?

Habiendo vivido en un país islámico durante más de una década, me permito disentir; Sí, hay varios conceptos erróneos e ideologías que están asociados con el Islam y es por estas razones que el diálogo interreligioso es necesario. Es posible que algunas prácticas culturales se hayan interpretado como prácticas islámicas y esto es lo que intentan corregir las numerosas conferencias y discusiones.

Esperamos que a medida que avancemos para ser una sociedad más tolerante, inculcando estos valores en la juventud y las generaciones futuras, el mundo sea una sociedad mucho más interconectada.

ZENIT: En muchos estados de la Península Arábiga, las condiciones de los cristianos son muy difíciles. ¿Espera que el viaje del Papa produzca mejoras?

Sí, somos muy conscientes de que en los países devastados por la guerra en la región muchas minorías cristianas han sufrido atrocidades. Pero también es cierto que las minorías musulmanas también han sufrido un destino similar; Esta no es una guerra de religiones, sino ideologías mal interpretadas que atacan a personas inocentes en nombre de la religión. El Papa Francisco ha denunciado muchas veces tales acciones y ha denunciado con vehemencia tales atrocidades con un claro “No” por odio o crimen.

ZENIT: Entre los países que forman parte de su Vicariato Apostólico también se encuentra Yemen, donde se está librando una guerra que ha puesto una tensión en la población. El Papa también mencionó esto en el mensaje navideño de Urbi et Orbi y en la bendición. ¿Puede este viaje ser una oportunidad para llamar la atención sobre esta guerra olvidada?

Nuestra esperanza para Yemen es que se restablezca la paz y que muchos niños y familias inocentes que padecen hambre y enfermedades reciban la ayuda necesaria que merecen. Una vez más, esta es una crisis humanitaria y el mundo no puede hacer la vista gorda.

El Papa Francisco siempre ha dado a conocer su punto de vista con valentía y seguramente hará lo mismo en caso de que surja la oportunidad. Un claro ejemplo de esto es cuando visitó Bangladesh. El Papa Francisco dijo audazmente a un grupo de 16 refugiados en una reunión interreligiosa en la capital, Dhaka: “La presencia de Dios hoy también se llama Rohingya”.

Por lo tanto, esto nos da la esperanza de que su visita no dé frutos inmediatos sino que ponga en marcha muchos movimientos positivos que arrojarán luz sobre las crisis humanitarias olvidadas.

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación