Dona ahora!

Catedral de San Patrick en Pakistán © Facebook St. Patrick Cathedral

Pakistán: El primer ministro Imran Khan asegura la protección de las minorías religiosas

Declaraciones de Mons. Shukardin

(ZENIT- 5 agosto 2019).- “El discurso del primer ministro Imran Khan es muy alentador y da nuevas esperanzas a las minorías religiosas que viven en Pakistán. En el pasado los líderes también dijeron palabras así de bonitas pero no pudieron cumplirlas”. Esto es lo que Mons. Samson Shukardin, obispo de la diócesis católica de Hyderabad, declaró a la agencia de noticias Fides. “Nacimos y crecimos en Pakistán”, añadió el obispo, “pero todavía no tenemos los mismos derechos, es una triste realidad. Espero y rezo para que el primer ministro pueda realmente poner en práctica su declaración de intenciones, ya que como minoría religiosa en Pakistán necesitamos la protección de nuestro pueblo y de nuestros lugares de culto”.

El obispo franciscano afirma, no obstante, que aprecia las iniciativas y disposiciones que el gobierno dirigido por Imran Khan ya está implementando en beneficio de las minorías religiosas.

En su discurso en la reunión celebrada el 29 de julio en la Residencia Presidencial de Islamabad para celebrar por adelantado el Día de las Minorías -una conmemoración que tendrá lugar el 11 de agosto en el resto del país-, Imran Khan subrayó que es obligatorio que los musulmanes “proporcionen protección a las personas de las minorías religiosas y les garanticen sus derechos básicos, libertad y justicia”. “Tenemos que aprender de la época de Madina, hace 1400 años, cómo nuestro profeta Mahoma trató a las minorías que vivían en el estado. Debemos seguir el enfoque del profeta Mahoma con las minorías. Formó un estado de bienestar que promovía la compasión, la humanidad, la justicia y los derechos para todos”.

Imran Khan también añadió que en el Islam ninguna práctica comparable a las conversiones forzadas es concebible, ya que “Dios pidió a sus mensajeros que difundieran el mensaje, aceptando que convertirse en creyente es una decisión libre de la persona”. No podemos obligar a nadie a aceptar el Islam bajo la amenaza de las armas o de la persecución, ni obligar a las mujeres de las minorías religiosas a convertirse después de haber sido secuestradas. Esos actos no pueden considerarse en modo alguno compatibles con el islam. Y aquellos que trabajan para convertir a la gente por la fuerza, secuestrándola o amenazándola, demuestran que no tienen una comprensión correcta de las enseñanzas islámicas”.

El primer ministro también indicó la importancia de establecer un verdadero estado de derecho en Pakistán: “Si tenemos un estado de derecho”, dijo Imran Khan al respecto, “la mayoría de nuestros problemas se resolverán”. Y concluyó tranquilizando a las minorías religiosas, y recordando que “es responsabilidad de los gobiernos darles protección y haceros sentir que vosotros también sois ciudadanos iguales de este país. Le aseguro que nuestro Gobierno no sólo les protegerá, sino que también se ocupará del desarrollo de sus lugares de culto”.

El padre Bonnie Mendes, sacerdote católico de la diócesis de Faisalabad, señala que “el gobierno de Imran habla de hacer de Pakistán un ‘Estado de Bienestar Islámico Moderno’. El Gobierno se esforzará por otorgar a las minorías religiosas la plena ciudadanía. Espero que el gobierno actúe con rapidez en el cumplimiento de sus promesas. Y tendrá que intervenir enérgicamente sobre todos aquellos que empujan a las personas de las minorías religiosas a la conversión”.

zenit Edición inglesa

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación