Dona ahora!
Misa Para Migrantes © Vatican Media

Misa Para Migrantes © Vatican Media

Migración: Para resolver el problema, el Papa insta a ayudar a los países de origen

Rueda de prensa en el vuelo Roma-Panamá

(ZENIT – 29 enero 2019).-Para resolver el problema de la migración, una de las líneas de pensamiento indicadas por el Papa Francisco es ayudar a los países de origen.

Se le preguntó al Papa sobre el tema de la migración, dramáticamente presente en América Latina, en el avión desde Panamá a Roma (27-28 de enero de 2019). También insistió en la “precaución necesaria para que los gobiernos gestionen la migración.

Aquí está nuestra traducción de la pregunta y la respuesta del Papa Francisco.

AB

Usted dijo que era absurdo e irresponsable pensar en los migrantes como portadores del mal social. En Italia, las nuevas políticas sobre los migrantes han llevado al cierre del centro de Castelnuovo di Porto, que ustedes conocen bien. Había signos de integración, los niños iban a la escuela y ahora corren el riesgo de ser desarraigados. 

Escuché sobre lo que estaba pasando en Italia, pero estaba inmerso en este viaje. No conozco los hechos precisamente, aunque puedo imaginar. Es cierto que el problema es muy complejo. Se necesita memoria. Debe preguntarse si mi patria fue hecha por migrantes. Nosotros, los argentinos, todos migrantes. Los Estados Unidos, todos migrantes.

Un obispo escribió un muy buen artículo sobre el problema de la falta de memoria. Y luego las palabras que yo empleo: para recibir, el corazón abierto para recibir. Acompañar, crecer e integrarse. El gobernante debe tener cuidado, porque la prudencia es la virtud del que gobierna. Es una ecuación difícil.

Me viene a la mente el ejemplo sueco, que en la década de 1970, con las dictaduras en América Latina, recibió muchos inmigrantes, pero todos estan integrados. También veo lo que hace Sant’Egidio, por ejemplo: se integra de inmediato. Pero el año pasado, los suecos dijeron: deténgase un poco porque no podemos terminar el curso de integración. Y esa es la prudencia del gobernante.

Es un problema de caridad, amor y solidaridad. Repito que las naciones más generosas para recibir fueron Italia y Grecia y también un poco Turquía. Grecia ha sido muy generosa y también Italia, mucho. Es cierto que hay que pensar con realismo.

Y luego hay algo más: la manera de resolver el problema de la migración es ayudar a los países de donde provienen los migrantes. Vienen a causa del  hambre o de la guerra. Invertir allá donde hay hambre, Europa puede hacerlo y es una manera de ayudar a estos países a crecer. Pero siempre existe esta imaginación colectiva que tenemos en el inconsciente: ¡debemos explotar a África! ¡esto pertenece a la historia y duele! Los migrantes de Oriente Medio han encontrado otras formas de salir. El Líbano es una maravilla de generosidad, alberga a más de un millón de sirios. Jordania, lo mismo ellos hacen lo que pueden, esperando reintegrar. Turquía también recibió algunos. Y nosotros, también, en Italia, lo hemos acogido. Es un problema complejo que necesita ser discutido sin prejuicios. 

Os doy muchas gracias por vuestro trabajo. Me gustaría decir algo sobre Panamá: sentí una nueva sensación, me vino esta palabra: Panamá es una nación noble. Encontré la nobleza.

Y luego me gustaría decir algo más que nosotros en Europa no vemos y hemos visto aquí en Panamá. Vi a padres que criaron a sus hijos diciéndoles: es mi victoria, es mi orgullo, es mi futuro. En el invierno demográfico que vivimos en Europa, y en Italia, por debajo de cero, esto debe hacernos pensar. ¿Cuál es mi orgullo? ¿Turismo, vacaciones, mi villa, mi perrito? O mi hijo?

©  Traducción de Zenit, Raquel Anillo

About Hélène Ginabat

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación