Dona ahora!

Misa en Santa Marta, 20 febrero 2020 © Vatican Media

Santa Marta: Aceptar la humillación, el camino de Jesús

Meditación del Papa en la Misa

(zenit – 20 febrero 2020).- El Papa Francisco indicó que el Evangelio muestra las tres etapas que recorrieron los apóstoles para saber quién es Jesús: conocer, confesar y aceptar el camino que Dios eligió para Él, el de la humillación.

Hoy, 20 de febrero de 2020, en la homilía de la Misa en la Casa Santa Marta, el Santo Padre reflexionó sobre las preguntas contenidas en el pasaje del Evangelio de la liturgia del día: “¿Quién dice la gente que soy?”, “¿Ustedes qué dicen?”.

Conocer y confesar a Jesús

Para Francisco, conocer a Jesús es lo que se hace cuando “tomamos el Evangelio, y tratamos de conocer a Jesús, o cuando llevamos a los niños al catecismo (…) al igual que cuando los llevamos a la Misa”. No obstante, apuntó que este solo es lo el primer paso, el segundo consiste en confesar a Jesús.

“Y esto nosotros, solos, no podemos hacerlo. En la versión de Mateo, Jesús le dice a Pedro: ‘Esto no viene de ti. El Padre te lo ha revelado’. Sólo podemos confesar a Jesús con el poder de Dios, con el poder del Espíritu Santo. Nadie puede decir que Jesús es el Señor y confesarlo sin el Espíritu Santo, dice Pablo. No podemos confesar a Jesús sin el Espíritu”, explicó el Papa.

Por lo tanto, continuó, “la comunidad cristiana debe buscar siempre el poder del Espíritu Santo para confesar a Jesús, para decir que es Dios, que es el Hijo de Dios”.

Aceptar el camino

El Pontífice describió que responder a la cuestión sobre cuál es el propósito de la vida de Jesús, de su venida, constituye la tercera etapa en el camino del conocimiento de Él: aceptar el camino. Y recordó que Jesús comenzó a enseñar a sus apóstoles que debía sufrir y que lo matarían para luego resucitar.

“Confesar a Jesús significa aceptar el camino que el Padre eligió para Él: la humillación. Pablo, escribiendo a los filipenses, [dice]: ‘Dios envió a su Hijo, quien se anonadó a sí mismo, se hizo siervo, se humilló a sí mismo, hasta la muerte, muerte de cruz’”, describió el Obispo de Roma.

Pues, “si no aceptamos el camino de Jesús, el camino de la humillación que Él eligió para la redención, no sólo no somos cristianos, sino que merecemos lo que Jesús le dijo a Pedro: «¡Aléjate de mí, Satanás!”, advirtió.

Camino de humillación

El Santo Padre señaló que Satanás sabe muy bien que Jesús es el Hijo de Dios, pero Jesús rechaza su “confesión” como alejó de sí mismo a Pedro cuando había rechazado el camino que Jesús había elegido.

“Confesar a Jesús es aceptar el camino de la humildad y de la humillación. Y cuando la Iglesia no va por este camino, se equivoca, se vuelve mundana”, subrayó.

Y agregó que “cuando nosotros vemos a tantos buenos cristianos, con buena voluntad, pero que confunden la religión con un concepto social de bondad, de amistad, cuando vemos a tantos clérigos que dicen que siguen a Jesús, pero que buscan los honores, los caminos suntuosos, los caminos de la mundanidad, no buscan a Jesús: se buscan a sí mismos. No son cristianos; dicen que son cristianos, pero de nombre, porque no aceptan el camino de Jesús, de la humillación”.

Coherencia cristiana

Igualmente, ante la historia de la Iglesia, en la que existen muchos obispos y papas mundanos, “que no conocieron el camino de la humillación, no lo aceptaron, debemos aprender que ese no es el camino”, dijo el Papa.

Finalmente, Francisco invitó a pedir “la gracia de la coherencia cristiana” para “no usar el cristianismo para escalar”. Esto significa, desear la gracia de seguir a Jesús en su mismo camino, hasta la humillación.

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación