Dona ahora!
Ángelus del 17/12/2017, captura Vatican Media

Ángelus del 17/12/2017, captura Vatican Media

Sin Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía

Palabras del Papa después del Ángelus

(ZENIT – 17 dic. 2017).- “Si quitamos a Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía” ha dicho el Papa en el Ángelus del 17 de diciembre de 2017, que ha presidido en la Plaza San Pedro en el Vaticano.

Después de la oración mariana, en presencia de unas 25.000 personas, el Papa ha bendecido los santones de los Niños Jesús del pesebre, sostenidos con los brazos abiertos, con orgullo, por los niños de Roma. Esta bendición es una tradición en el tercer domingo de Adviento.

La multitud ha cantado un “Feliz cumpleaños” resonando al Papa que celebraba su 81º cumpleaños. Esta es nuestra traducción de las palabras que ha pronunciado el Papa Francisco en esta ocasión.

Palabras del Papa después del Ángelus 

Queridos hermanos y hermanas:

[Los jóvenes de Roma cantan “Feliz cumpleaños] ¡Muchas gracias, muchas gracias!

Me uno de corazón a la llamada de los Obispos de Nigeria para la liberación de las seis Hermanas del Corazón Eucarístico de Cristo, que fueron secuestradas hace un mes de su convento en Iguoriakhi. Rezo insistentemente por ellas y por las demás personas que se encuentran en esta situación dolorosa: que puedan, en navidad, finalmente regresar a casa. Vamos a orar juntos por ellos: Dios te salve, María….

Os saludo a todos, familias, grupos parroquiales y asociaciones, que habéis venido de Roma, de Italia y de muchas partes del mundo. En particular al grupo de “Lobitos” de Portugal y al de los peregrinos bolivianos. Saludo a los fieles de Salamanca y de Pernumia (Pádua).

Y ahora saludo con afecto a los niños que han venido por la bendición de los “Niños Jesús”, organizada por el Centro de oratorios de Roma (Centro Oratori Romani). Es hermoso, lo que puedo leer desde aquí: el oratorio es precisamente para cada uno de nosotros. “Siempre hay un lugar para ti”, dice la pancarta.

¡Siempre hay un lugar para ti! Cuando reces en casa, frente al pesebre con tus seres queridos, déjate seducir por la ternura de Jesús niño, nacido pobre y frágil entre nosotros, para darnos su amor. Es la verdadera Navidad. Si eliminamos a Jesús, ¿Qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía. ¡No saques a Jesús de Navidad! Jesús es el centro de la Navidad, ¡Jesús es la verdadera Navidad! ¿Entendido?.

Por eso os deseo a todos y un buen camino hacia el nacimiento de Jesús. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Buen apetito y adiós.

© Traducción de ZENIT, Raquel Anillo

About Anne Kurian

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación