(zenit – 16 marzo 2020).- Ante la pandemia del coronavirus, varias ciudades y localidades españolas han anunciado la suspensión de los actos de Semana Santas que suponen la aglomeración de ciudadanos. Tal es el caso de las procesiones en Sevilla, Córdoba, Cádiz, Huelva, Granada, Málaga, Madrid, Zamora, Alicante, Valladolid, Cuenca, Murcia, Cartagena y Lorca, entre otras localidades. En cada uno de estos lugares, a través de sus respectivos arzobispados u obispados, consejos de hermandades y cofradías y ayuntamientos, se comunicó la decisión, especialmente tras el anuncio del estado de alarma por parte del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez el pasado 13 de marzo de 2020. Palabras de Mons. Asenjo Tal y como señala Mons. Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla: “Hay motivos de salud pública suficientemente justificados para suspender los desfiles procesionales en la vía pública de las hermandades y cofradías de Sevilla en la Semana Santa 2020” y “es nuestra obligación y la de todos los ciudadanos cooperar en la consecución de los objetivos que se plantea nuestro país en esta cuestión en la actual coyuntura”. El prelado insistió en la pena que supone tener que comunicar a los fieles esta decisión, “pero era la única que podíamos tomar por honradez y respeto a nuestro pueblo. Yo lo siento en el alma, como todos pueden comprender, considerando razones de tipo religioso, de tipo emocional y razones económicas es para sentir esta decisión, pero no quedaba otra alternativa”. Creatividad pastoral Tal y como expresó ese mismo día, la Conferencia Episcopal Española en sus orientaciones ante el Covid-19, “esta situación nos convoca a una creatividad pastoral para ayudarnos unos a otros a vivir la Cuaresma y la Semana Santa de una manera nueva. Los pastores somos especialmente convocados a una nueva entrega y creatividad en la manera de acompañar al Pueblo de Dios. Como ha dicho hoy el Papa Francisco: ‘Que el Pueblo de Dios se sienta acompañado por los pastores y el consuelo de la Palabra de Dios, los sacramentos y la oración’”. El  texto continuaba: “En este itinerario cuaresmal, carente de algunos signos litúrgicos comunitarios y de las expresiones de la devoción popular en la calle, estamos llamados a un camino aún más arraigado en lo que sostiene la vida espiritual: la oración, el ayuno y la caridad”. Vivir la Semana Santa En este sentido, Mons. Asenjo recordó que “suspender las estaciones de penitencia no significa suspender la Semana Santa, la Semana Santa sigue, la celebraremos en la intimidad de nuestros templos como piden las circunstancias”, explicó. El arzobispo también recomendó “vivir la Semana Santa en un clima de recogimiento y oración, con verdadera seriedad y responsabilidad”.

console.log("Prueba")