«Gracias, Roma», mensaje de agradecimiento del cardenal Ruini a su ciudad

ROMA, 27 agosto (ZENIT.org).- El vicario del Papa para la ciudad de Roma, el cardenal Camillo Ruini, ha expresado, en un mensaje enviado a la comunidad eclesial romana y a la ciudad su agradecimiento por su contribución al éxito de la Jornada Mundial de la Juventud.

Share this Entry

«Os doy las gracias –dice el cardenal– porque habéis comprendido y puesto en práctica como mejor se podía el sentido de esta semana inolvidable: una fiesta mundial de los jóvenes, pero también una fiesta mundial de nuestra fe, una fiesta del Señor Jesucristo presente y vivo en medio de nosotros».

«Juntos, una vez más –añade el vicario de Roma–, damos gracias a Dios por haber dado a Roma este extraordinario Obispo, nuestro Papa, que comprende a los jóvenes en lo profundo y sabe establecer inmediatamente con ellos un diálogo de fe, de amor, de confianza en la vida: que les hace experimentar que el Señor está en verdad cercano».

«Damos gracias de todo corazón –dice el cardenal Ruini– al Comité italiano, punto de apoyo de un gran trabajo común, a las diócesis del Lazio (la región a la que pertenece Roma) y todas las diócesis italianas, que han contribuido de manera decisiva a dar su pleno significado a esta Jornada mundial. Damos gracias, además, a todas las autoridades, el presidente de la República, el comisario del Gobierno, el Ayuntamiento y la Provincia de Roma, la Región y las otras Provincias del Lazio, que se han prodigado con solicitud y competencia en la preparación y el desarrollo de la Jornada mundial. Damos gracias a las Fuerzas del orden, los trabajadores de los transportes públicos, los diversos organismos y asociaciones de Roma y del Lazio y todos aquellos que, por diversos motivos, han contribuido a hacer más fácil y alegre esta gran cita juvenil».

«Un gracias especial –añade el vicario de Roma– va, naturalmente, a los voluntarios que se han dado sin reservas, a las parroquias, a las escuelas, a las casas religiosas, a las familias romanas que han afrontado con alegría las fatigas de la acogida, a los médicos y a los enfermeros que se han prodigado en la asistencia sanitaria. Damos gracias a la ciudad entera, sabiendo bien que no es posible un elenco completo de las realidades que han colaborado».

«A vosotros –concluye el cardenal–, queridísimos párrocos, sacerdotes, religiosos y religiosas, educadores laicos que trabajáis con los jóvenes, y a vosotros jóvenes de Roma, que habéis sido protagonistas de esta extraordinaria experiencia de fe y de compartir, no digo sólo gracias. Digo también y aún más: ¡Seguid! Vayamos adelante juntos, con nuestro Papa, a construir, poniendo toda nuestra confianza en el Señor, una alianza cada vez más profunda, y abierta a todos, entre los jóvenes y Jesucristo, nuestro único Salvador».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")