Suiza: Conferencia de la ONU sobre minas antipersonales

Print Friendly, PDF & Email

Se pide una intensificación de los esfuerzos para su eliminación

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

GINEBRA, 12 sep (ZENIT.org).- En la segunda reunión, celebrada en Ginebra, de los estados que se han adherido a la Convención para la prohibición del empleo y la producción de las minas antipersonales, se ha pedido una intensificación de los esfuerzos para la eliminación del mundo de la amenaza constituida por estos artilugios mortales.

En la Conferencia, en el palacio de las Naciones, que se celebra desde ayer hasta el viernes, se procede al examen de los progresos registrados desde la entrada en vigor de la Convención, llamada también de Otawa, por la ciudad en la que se inició la adhesión por parte de 139 países, el 1 de marzo del año pasado.

Son más de 500 los diplomáticos y los delegados de varias organizaciones humanitarias que asisten al encuentro, y son millones las víctimas, en gran parte niños, de estos artilugios diseminados durante los conflictos y que siguen llevando su mensaje de muerte incluso mucho tiempo después del fin de la guerra.

En la Palacio de la ONU de la ciudad suiza, durante un encuentro con los periodistas, se han presentado algunas de las víctimas que han sobrevivido pero han quedado mutiladas por las explosiones de minas en 14 países. En el mismo encuentro, algunos exponentes de organizaciones humanitarias han precisado lo escaso que es el respeto a los compromisos asumidos en Otawa.

Sólo hace pocos días también Colombia, por ejemplo, ha ratificado la Convención pero el país sigue empeñado en un conflicto armado con guerrilleros que siguen usando minas antipersonales. También Rusia, en Chechenia, y Yugoslavia, en Kosovo, han hecho amplio uso de estos artilugios que permanecen todavía sobre el terreno. Un informe, presentado en estos días, revela además que se tienen pruebas de que 11 gobiernos y más de 30 grupos rebeldes hacen amplio uso de ellos, entre otros, Angola, Congo, Eritrea, Sudán, Birmania, Pakistán, Sri Lanka e Israel.

En el encuentro también ha habido alguna nota positiva, como la constatación de progresos en la retirada de minas en Camboya y Afganistán, y los compromisos de bloquear la producción, exportación y también destruir los depósitos de minas sobre la base de los acuerdos contenidos en la Convención. También el secretario general de la Onu Kofi Annan, en la Cumbre del Milenio de Nueva York, recién celebrada, hizo un llamamiento a la adhesión a la Convención por parte de todos los estados del mundo.

Juan Pablo II ha dado su apoyo públicamente en repetidas ocasiones a la campaña internacional para eliminar estos artilugios de muerte.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }