Atentado contra un obispo de México

Monseñor Ramos sale ileso en lo que parece intento de asalto

Share this Entry

CIUDAD DE MÉXICO, 5 dic (ZENIT.org).- Ser obispo en México se ha convertido en algunos casos en una vida arriesgada. Lo demuestra monseñor Efrén Ramos, obispo de la diócesis de Chilpancingo, quien ha salido ileso de un atentado en su contra por un grupo de desconocidos que disparó contra su automóvil, cuando regresaba bendecir una capilla en comunidad de la sierra.

En rueda de prensa, el portavoz de la diócesis, Humberto Osorio, informó que el atentado ocurrió el domingo en la carretera Chilpancingo-Ahuacuotzingo, en la sierra de Guerrero, cuando el prelado retornaba de la comunidad Agua Zarco.

Muchos obispos del país, en su labor pastoral, visitan a comunidades sumamente alejados, exponiéndose a ser víctimas de robos que en ocasiones podrían acabar en atentados mortales. Todavía no ha habido ninguna víctima entre los prelados, aunque sí se han dado casos de robos.

Según la versión del portavoz de la diócesis, «dos individuos encapuchados irrumpieron en el camino disparando contra el vehículo del obispo».

En la zona donde ocurrió la agresión están presente grupos guerrilleros; sin embargo, monseñor Ramos Salazar atribuye este hecho a un intento de asalto y robo. La camioneta blanca del prelado recibió dos impactos de bala, uno de ellos en el cristal del acompañante de conductor, donde precisamente viajaba él. Después del tiroteo, el obispo y su conductor encontraron en el camino una camioneta de pasajeros que también había recibido impactos en lo que parece otro intento de asalto de las mismas características.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")