El régimen comunista chino cierra o destruye 1.200 iglesias en Zhejiang

Una respuesta al aumento de actividades religiosas clandestinas

Share this Entry

PEKÍN, 13 dic 2000 (ZENIT.org).- Las autoridades de la provincia oriental china de Zhejiang han cerrado o destruido en el último año unos 1.200 edificios religiosos, lo revelaba hoy el noticiero internacional de Radio Vaticano.

Estas medidas, explica la emisora de la Santa Sede, tienen lugar en el marco de una campaña de las autoridades de la provincia contra las actividades religiosas clandestinas.

Según ha declarado un portavoz de la Oficina para Asuntos Religiosos de la ciudad de Yueqing, a 40 kilómetros de Wenzhou, «el gobierno de Wenzhou ha lanzado esta campaña pues en los últimos años se han construido numerosos edificios religiosos sin autorización y porque las actividades misioneras han aumentado de manera decisiva».

La campaña tiene como principal objetivo las iglesias católicas y protestantes, continúa constatando Radio Vaticano, aunque también ha afectado a los templos budistas y taoístas de la región. En concreto, ha sufrido las consecuencias de la represión el templo taoísta de Yangshan, con siglos de historia.

En la ciudad de Wenzhou está presente una de las comunidades católicas más importantes de China, cuyo origen se remonta a la llegada de los misioneros extranjeros en el siglo pasado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")