El voto en blanco es irresponsable; afirma la Iglesia en Perú

Declaraciones del moderador de los obispos del país latinoamericano

Share this Entry

LIMA, 27 abril 2001 (ZENIT.org).- El presidente del episcopado peruano considera que el llamamiento al voto en blanco, en las próximas elecciones que se celebrarán en el país, es «irresponsable».

Monseñor Luis Bambarén, obispo de Chimbote, en declaraciones concedidas a la emisora de Radio Programas del Perú, respondía a la petición de dos escritores y periodistas jóvenes, Alvaro Vargas Llosa y Jaime Bayly de votar en blanco ante lo que ellos consideran falta de ética de los dos candidatos a la presidencia, Alejandro Toledo y Alan García.

Vargas Llosa, ex asesor de Toledo, se presentó el sábado en un programa de televisión conducido por Bayly para decir que se sentía «profundamente decepcionado» de Toledo. Cuatro días después, en conferencia de prensa, ambos periodistas iniciaron una campaña promoviendo el voto en blanco argumentando la ineptitud y corrupción de ambos candidatos.

El presidente del episcopado considera que este llamamiento es «sumamente irresponsable». «En primer lugar hay que respetar la libre decisión de cada uno. No hay que estar induciendo los votos y muchos menos para viciarlos».

«Si hacen toda una campaña así ¿qué inversionista va a traer sus capitales aquí con confianza?», pregunta el prelado. «El mismo capital nuestro nacional también vivirá esa desconfianza, incluso puede producir fuga de capitales. Y si no hay inversiones no solamente va a seguir la recesión sino toda la expectativa de nuestro pueblo».

Pero esta invitación no sólo puede tener duras consecuencias económicas, sino también democráticas, añade monseñor Bambarén. «Nos ha costado tanto salir de la situación que gracias a Dios ya estamos superando», afirma refiriéndose a las consecuencias generadas por el proceso que concluyó con la dimisión del ex presidente Alberto Fujimori, que afirmaciones de ese tipo podrían quebrar la confianza en el proceso e instituciones democráticas.

Para el prelado el auténtico desafío no está en desacreditar a los candidatos, sino en «la regeneración moral de nuestra patria y la recuperación del estado de derecho. Es tarea de todos los peruanos y en eso se ha ido avanzando».

«Entre todos tenemos que apoyar no solamente el Estado de derecho sino el conjunto de la democracia con todos los valores que tiene este sistema, y al mismo tiempo tenemos que fortalecer en todas las fibras morales de nuestro pueblo», concluye el presidente de los obispos peruanos. Algo que no se logra «promoviendo y motivando un voto viciado o en blanco».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")