Filipinas: El diálogo entre las religiones, instrumento de paz

MANILA, 7 junio 2001 (ZENIT.orgFIDES).- El papel de la religión consiste en promover el respeto y la comprensión en la sociedad. No debe servir para justificar el odio y la violencia, aclaró el arzobispo Jean-Louis Tauran, secretario vaticano para las relaciones con los Estados, en un encuentro con diversos líderes religiosos celebrado el 4 de junio en la nunciatura de Manila.

Share this Entry

Monseñor Tauran viajó a las Filipinas el 1 de junio para participar en la celebración de los cincuenta años de relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y Filipinas.

Juan Pablo II –recordó el «ministro» de Asuntoas Exteriores del Vaticano- ha dedicado enormes energías para derribar murallas entre las religiones y «su ardiente deseo es la unidad de los cristianos y establecer relaciones significativas con los no-cristianos».

Promoviendo la armonía entre los pueblos, la religión juega un papel importante en la promoción de la justicia. Y explicó: «Estos dos elementos, armonía entre los pueblos y justicia en la sociedad, son los principios que guían nuestras relaciones con todas las religiones».

El fiel de otro credo, concluyó, es una persona que hay que comprender, «dejando a Dios el papel de iluminar la conciencia».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación