El programa de Juan Pablo II en Ucrania

Los momentos más destacados: la beatificación de los «héroes del silencio»

Share this Entry

KIEV, 22 junio 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II emprende este sábado una visita de cinco días a Ucrania en la que se encontrará con unos dos millones de personas, según explica la Comisión encargada de la organización.

Se cumple así su sueño de visitar Kiev, auténtica cuna del cristianismo ruso. Como confesó el pasado miércoles, su «gran esperanza» consiste en promover el diálogo con la Iglesia ortodoxa, confesión a la que pertenece la mayoría de los 50 millones de habitantes del país.

El pontífice llegará poco después de mediodía, hora local, al aeropuerto internacional de la capital. Tras la bienvenida que le ofrecerá la posibilidad de explicar al país los motivos de su visita, se trasladará directamente a la nunciatura apostólica, donde residirá durante sus casi tres días de estancia en Kiev.

En la tarde del sábado, el Papa hará una visita de cortesía a Leonid D. Kuchma en el palacio presidencial «Mariyinskyi». A continuación se encontrará con los representantes del mundo de la política, de la cultura, de la ciencia y de la empresa.

El domingo, el Papa celebrará una misa multitudinaria en rito latino en el aeropuerto de Chayka, que se encuentra a las afueras de Kiev. En la tarde de ese mismo día se encontrará con los representantes del Consejo Panucraniano de las Iglesias y de las Organizaciones Religiosas, en el Palacio de la Orquesta Filarmónica Nacional de Kiev.

El lunes el Papa dejará Kiev, después de haber celebrado la liturgia en rito bizantino, en la que participarán miles de greco-católicos, cristianos de rito oriental, como los ortodoxos, pero obedientes a Roma.

En la tarde de ese lunes viajará a Lvov, la ciudad con el mayor número de católicos del país, donde entre el martes y el miércoles beatificará a 27 mártires del comunismo y del nazismo, héroes de la «Iglesia del silencio», en buena parte greco-católicos, víctimas de la feroz represión de Stalin. Constituye al mismo tiempo el máximo tributo que podrían recibir los católicos ucranianos que son más de cinco millones.

También elevará a la gloria de los altares a tres confesores de la fe, exponentes del catolicismo del país de finales del siglo XIX y de inicios del siglo XX.

El martes, 26 de junio, el Papa no se perderá tampoco, como suele hacer en todos sus viajes, con miles de jóvenes de esta joven república, independiente desde hace diez años.

El pontífice regresará a Roma en la tarde del miércoles, 27, después de un viaje maratónico en el que habrá pronunciado once discursos y homilías, y en el que se habrá encontrado con los líderes civiles y religiosos del país.

En estos momentos queda en pie una incógnita: ¿podrá saludar el pontífice al arzobispo ortodoxo de Kiev fiel a Moscú? Fuentes periodísticas afirmaban este jueves que Su Beatitud Vladimir ha previsto un viaje al extranjero para estas fechas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")