Oriente Medio: La paz necesita voluntad política y el alto al fuego

Habla el padre David Jaeger, de la Custodia de Tierra Santa

Share this Entry

MILÁN, 5 julio 2001 (ZENIT.orgAVVENIRE).- El padre David Jaeger, franciscano de la Custodia de Tierra Santa y profesor de Derecho Canónico en el Antonianum de Roma, considera que existen las condiciones jurídicas para relanzar el proceso de paz en Oriente Medio.

Sólo falta voluntad política y el alto al fuego, añade en esta entrevista.

–Al inicio de su mandato George Bush tomó distancias e la cuestión de Oriente Medio. Ahora, parece que su administración ha cambiado de estrategia.

–David Jaeger: Estados Unidos se ha dado cuenta de que no puede desentenderse, aunque hay que ver si y en qué medida tiene un conocimiento profundo de la situación y un objetivo claro, además de voluntad política para hacerlo aceptar. Pero lo que preocupa es la indiferencia de Europa que no tiene ni siquiera la voluntad de reivindicar en la región un papel semejante al de Estados Unidos.

–La Unión Europea es la mayor financiera de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

–David Jaeger: Pero no se le pide que sea el banquero de las empresas de los demás sino que tome la iniciativa para promover el proceso de paz. Hace falta generosidad, coraje e imaginación política.

–Quizá ésta ha faltado porque mientras estaba Clinton, Estados Unidos e Israel marginaron a cualquier otro interlocutor.

–David Jaeger: La UE tiene todo el poder necesario para que nadie le dé el portazo. Es el socio comercial más importante de Israel y tiene relaciones económicas significativas con todo el mundo árabe.

–Usted augura una iniciativa política de la UE, pero ahora no hay ni siquiera un alto al fuego.

–David Jaeger: Esta obsesión del alto al fuego, como decía antes, es una desviación de lo esencial. No serviría de nada una nueva ronda de cumbres para establecer si y cómo hacer observar el alto al fuego, con el peligro de convertir la tregua en un elemento político y no en una exigencia humanitaria. El fin político es reanudar las negociaciones para llegar a la paz. Si se logra, el alto al fuego vendrá solo.

–Pero ¿cómo reanudar tras el fracaso de Camp David? Según muchos analistas, con el fracaso de Clinton, el pasado mes de septiembre, se han anulado incluso los acuerdos de Oslo del 94.

–David Jaeger: Camp David no anuló nada y hay que analizar las razones de aquel fracaso. Había prisa por firmar un acuerdo concebido por una sola parte y sin adecuados preparativos. Una parte ha dicho que aquella era la mejor paz posible pero las negociaciones se hacen ordenadamente, con delegaciones paritarias. Camp David fracaso por la falta de un método adecuado.

–Pero, ahora, ¿la paz es posible?

–David Jaeger: Los textos del acuerdo de paz ya fueron escritos en Taba [donde a fines de enero tuvo lugar la última negociación]. Las soluciones técnicas existen ya, pero hay que crear la voluntad política y el alto al fuego es fundamental para crear un clima favorable.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")