Irlanda: Trabajar juntos para testimoniar la única fe en Cristo

Dos centros culturales católicos inaugurados por el cardenal Poupard

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 13 julio 2001 (ZENIT.org).- «Trabajar juntos para testimoniar la única fe en Cristo», es lo que quieren los cristianos de Irlanda según dijo el cardenal Poupard que ha vuelto a Roma tras pasar unos días en la isla.

El cardenal francés, «ministro de la cultura» de Juan Pablo II, inauguró dos nuevos centros culturales católicos en Irlanda y participó en un simposio sobre la Iglesia y las culturas en Europa del Norte. El cardenal participó en un simposio sobre «la interpretación de los signos de aproximación o de alejamiento de la Iglesia en las culturas de la Europa del Norte».

Se entrevistó con numerosos representantes de la vida política y cultural de este país y del territorio de Irlanda del Norte, subrayando que a pesar de las tensiones existe la voluntad de superarlas. El cardenal afirma sentirse impresionado por la «cordialidad verdaderamente fraternal entre representantes eclesiásticos católicos, protestantes, anglicanos y presbiterianos». «Verdaderamente he percibido -dijo-, la voluntad de trabajar juntos para dar testimonio de nuestra única fe en Cristo, de una misma caridad y de superar, a pesar de las dificultades, la actual situación «.

El purpurado declaró a Radio Vaticana que, en la diócesis de Dublín, donde habita casi la mitad de la población de Irlanda, se tuvo que cerrar un seminario por falta de alumnos. En el conocido Centro teológico de Meynuth, el número de los candidatos al sacerdocio ha descendido de 500 a 90. En las 26 diócesis irlandesas, no habrá este año nada más que 20 ordenaciones. Las congregaciones femeninas deben afrontar una situación semejante.

«Nos encontramos en un país que está afrontando un gran cambio cultural y de época que está teniendo consecuencias dramáticas en la expresión de la fe», dijo el cardenal Poupard, refiriéndose a la situación de las vocaciones y añadiendo que es algo que atañe también a la familia y la vida política, provocando grandes dramas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación