Vietnam: El padre Nguyên Van Ly, sometido a interrogatorios diarios

Las personas de su entorno siguen la lucha por la libertad religiosa

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 23 julio 2001 (ZENIT.org).- El padre Nguyên Van Ly, sacerdote católico vietnamita, es sometido a interrogatorios cotidianos, uno por la mañana y otro por la tarde, según noticias provenientes de Vietnam, difundidas el pasado 9 de julio, por la Comisión para la Libertad Religiosa de Vietnam, con sede en Washington, EE.UU.

El sacerdote responde a los interrogatorios con plena lucidez, indica la misma fuente. Esta noticia, inquietante en la medida en que revela la presión policial sobre el sacerdote, ha tranquilizado sin embargo a quienes se preocupaban por la salud del prisionero y las consecuencias sobre ella de la huelga de hambre iniciada el día de su detención.

No se ha proporcionado ninguna información oficial sobre el lugar del arresto del sacerdote, que lleva ya cincuenta días en la cárcel.

Por otra parte, según la revista de Misiones Extranjeras “Iglesias de Asia”, en su edición del 16 de julio, dos sacerdotes de Huê, del entorno cercano al padre Nguyên Van Ly, han reiterado su apoyo al sacerdote detenido. Los padres Pierre Nguyên Huu Giai y Nguyên Van Loi, en una carta abierta, fechada el 24 de junio pasado, y difundida probablemente el 29 de junio, dicen que están “asignados a una residencia y estrechamente vigilados”, y expresan su solidaridad con los adeptos y dirigentes del budismo unificado y del budismo hoa hao original (thuân tuy), actualmente objeto de persecución por parte de la policía.

Piden a las autoridades comunistas que abandonen su política hostil a la libertad religiosa y que dejen en libertad inmediatamente, y sin condiciones, a su hermano sacerdote, el padre Nguyen Van Ly.

Por último, lanzan un llamamiento a la movilización de todos en favor de la libertad religiosa en Vietnam, un llamamiento que se dirige a los responsables religiosos del país y del extranjero, a la diáspora vietnamita en el mundo, así como a todos los hombres de buena voluntad.

La policía no ha relajado la presión sobre todos aquellos que han participado poco o mucho en la campaña del padre Ly por la libertad religiosa, en especial, sobre los fieles de las dos parroquias donde estuvo el sacerdote, Nguyêt Biêu y An Truyên.

Muchos de ellos son sometidos a interrogatorios, acompañados de malos tratos psíquicos, destinados a poner fin al apoyo que siguen dando al sacerdote encarcelado.

Tres de los sobrinos del padre Nguyên Van Ly fueron arrestados durante el mes de junio. Uno de ellos ha sido puesto en libertad mientras que no se tienen noticias de los otros dos, según la misma fuente.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")