Juan Pablo II proclama cuatro santos: modelos para el nuevo milenio

Subraya la actualidad del testimonio de un obispo y tres religiosas

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 25 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II canonizó este domingo a tres religiosas (de España, Francia y Alemania) y a un obispo italiano, presentándoles como modelos para los hombres y mujeres del milenio que comienza.

Las tres nuevas santas son Paula Montal Fornés de San José de Calasanz (1799-1889) fundadora del Instituto de las Hijas de María, religiosas de las Escuelas Pías; Léonie Françoise de Sales Aviat (1844-1914), fundadora de la Congregación de las Religiosas Oblatas de San Francisco de Sales; y Maria Crescentia Höss (1682-1744), religiosa de la Tercera Orden de San Francisco.

El nuevo obispo santo es Giuseppe Marello (1844-1895), fundador de la Congregación de los Oblatos de San José.

Recordando la fiesta de Cristo Rey, que la Iglesia celebraba en este domingo, Juan Pablo II explicó que, como el «buen ladrón», estos cuatro nuevos santos también han escuchado las palabras de Jesús: «En verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso», añadió.

«¡Hoy!», subrayó el pontífice. «Este «hoy» contiene también el momento histórico de la canonización de hoy, en la que estos cuatro ejemplares testigos de vida evangélica son elevados a la gloria de los altares».

La mañana era fría y la canonización tuvo lugar en una basílica vaticana calentada por la presencia de los peregrinos que la llenaban hasta los topes.

Durante la homilía, el pontífice recordó el mensaje que dejan cada uno de estos nuevos testigos universales del Evangelio.

Comenzó por monseñor Giuseppe Marello, obispo de Acqui, apóstol de los jóvenes y los abandonados, a quienes, como recordó el Papa, les decía: «Sed extraordinarios en las cosas ordinarias».

Mencionó después a la nueva santa española, Paula Montal Fornés de San José de Calasanz, cuyo carisma educativo de promoción de la mujer y la familia, sintetizado en el lema «piedad y letras», «es fuente de inspiración en la formación de las generaciones del tercer milenio cristiano», dijo.

La figura de la francesa Léonie Françoise de Sales Aviat, mujer que también entregó su vida a la promoción y educación de mujeres, especialmente de las más pobres, es un llamamiento «a ir contra la corriente del egoísmo y de los placeres fáciles, y a abrirnos a las necesidades sociales y espirituales de nuestro tiempo», constató el obispo de Roma.

Por último, el pontífice destacó el testimonio de la alemana Maria Crescentia Höss que vivió durante cuarenta años una intensa vida de mística y sufrimiento interior, y que al mismo tiempo, en pleno siglo XVIII fue consejera del arzobispo de Colonia. Gracias a esta fe, subrayó el pontífice, «soportó las intrigas de su misma comunidad, sin dudar nunca de su vocación».

De este modo, son ya 456 los santos canonizados por Juan Pablo II durante estos 23 años de pontificado; mientras que los nuevos beatos (primer escalón de la santidad) son 1.282.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación