Los juguetes de Occidente se producen en condiciones de esclavitud en China

Retrato robot de una obrera

Share this Entry

PARÍS, 27 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Su edad media: 17 a 25 años. Sexo: femenino. Na cionalidad: china. Origen: rural. Salario: 50 dólares al mes. Jornada laboral: hasta 16 horas diarias. Oficio: trabajadora en empresas subcontratadas por Disney, Mattel o McDonald´s.

El retrato robot de esta obrera china, distribuido por la agencia AFP, ha sido elaborado por la organización humanitaria Asia Monitor Resource Center, que ha preguntado a trabajadores de una docena de fábricas de la provincia de Guangdong (sur).

En esta región, más de 6.000 fábricas, en las que trabajan varios millones de jóvenes chinas, producen la mayoría de los juguetes que son vendidos en Occidente.

«Una vez que llegan del pueblo sólo pueden seguir viviendo en la ciudad gracias al contrato de su patrón, que a veces les confisca sus papeles para impedirles que renuncien», explica May Wong, portavoz de la organización, que efectúa esta semana una gira por Francia.

«Viven en dormitorios comunes, insalubres y llenos a rebosar, y sólo disponen de la cama para guardar sus bienes. A partir de los 25 años son consideradas demasiado viejas para trabajar. A menudo caen en la prostitución, para no volver a su pueblo natal, donde han perdido toda consideración. Les pagan por pieza y trabajan hasta 16 horas al día durante la temporada alta», explica la portavoz.

Esa temporada es la Navidad occidental, pero en China significa trabajar a destajo entre marzo y octubre, para abastecer a tiempo a los clientes.

«Durante ese período –explica May Won–no pueden tomar vacaciones, y los descansos se reducen a veces a media jornada por mes», aclara May Wong.

Cuando llega la temporada baja, las trabajadoras son despedidas sin salario.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación