Día de ayuno en Tierra Santa: renunciar a la guerra como «oficio»

Entrevista con el delegado apostólico en Jerusalén y Palestina

Share this Entry

JERUSALÉN, 11 diciembre 2001 (ZENIT.orgFides).- Este viernes, los cristianos de las diferentes confesiones de Tierra Santa ayunarán por la paz, adhiriendo así a la propuesta lanzada por Juan Pablo II.

En esta entrevista concedida a Fides, el nuncio en Israel y delegado apostólico en Jerusalén y Palestina, el arzobispo Pietro Sambi, explica el ambiente que reina en la región en vísperas del final del Ramadán.

–¿Qué eficacia puede tener el ayuno en una región del mundo que programa desde hace años la guerra?

–Monseñor Sambi: La iniciativa del Santo Padre es un hecho providencial. Ayuno y oración por la paz sirven para purificar la mente y el corazón de los hombres. El ayuno purifica los sentimientos y abre el corazón a los demás. Esto es particularmente importante para quien está en guerra. Es peligroso que la guerra se transforme en un «oficio». Quien se dedica al oficio de la guerra no sólo asesina a otros, sino también la esperanza.

–¿Qué valor específico tiene para Tierra Santa esta iniciativa del Papa?

–Monseñor Sambi: En Tierra Santa, el ayuno del «oficio de la guerra» es particularmente necesario. Aquí, cada día, con los dos pueblos –israelí y palestino– vivimos el desastre de la guerra. El ayuno y la oración ayudan a reflexionar, a construir un futuro mejor, que no se encuentra en el camino del terrorismo, ni del odio, ni de la venganza.

Un futuro mejor se encuentra solamente en el camino del respeto de los derechos y deberes de cada uno de ambos pueblos y en el camino de la justicia. La guerra cierra los horizontes; el respeto recíproco y la justicia los abre. Ortodoxos, católicos y protestantes de Tierra Santa han acogido con gratitud y plena disponibilidad la invitación del Santo Padre a la jornada de ayuno y oración.

–La Jornada de Ayuno será precedida por un encuentro del Papa con algunos obispos de Tierra Santa…

–Monseñor Sambi: El 13 de diciembre tendrá lugar un encuentro del Santo Padre con los obispos de diversos ritos católicos de Jerusalén. Este momento es un signo del amor y preocupación personales con que el Papa sigue las tristes vicisitudes de Tierra Santa y la vida de la Iglesia aquí, donde fue fundada.

–El Papa impulsa a los creyentes de los diferentes credos a colaborar, en un mundo en el que se habla de guerras de religión…

–Monseñor Sambi: La iniciativa del Santo Padre tiende precisamente a que las religiones descubran que uno de los elementos esenciales de su misión es la de ser instrumentos convincentes de paz, nunca de guerra o destrucción.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")