Juan Pablo II descubre nuevas dimensiones en el ayuno

Hablan dos cercanos colaboradores del pontífice

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 13 diciembre 2001 (ZENIT.org).- La jornada de ayuno que ha convocado Juan Pablo II para este viernes supone el descubrimiento de elementos nuevos en la práctica del ayuno cristiano, confirman a Zenit dos de sus colaboradores más cercanos.

El arzobispo Paul Josef Cordes, encargado de la promoción de esta Jornada de ayuno en cuanto presidente del Consejo Pontificio «Cor Unum», destaca que el contexto internacional en que se celebra iniciativa da una fuerza inédita a este gesto de conversión a Dios y de compromiso con quienes sufren los efectos de la violencia.

Por su parte el padre dominico Georges Cottier, consejero teológico del Papa (teólogo de la Casa Pontificia es su cargo oficial), recuerda que estas dos dimensiones del ayuno tienen lugar, además, al final del Ramadán, el período de abstinencia musulmán, imprimiendo un carácter de diálogo y colaboración con todos los creyentes.

Monseñor Cordes reconoce que «en la pastoral reciente de la Iglesia, por desgracia el ayuno había quedado en la sombra. Con frecuencia, los pastores tienen miedo de proponer prácticas que puedan parecer un peso, aunque sea mínimo».

Sin embargo, explica, «el ayuno refuerza en el hombre la intención de tomar las distancias de su propio yo y de luchar contra las exigencias del propio cuerpo».

El presidente de «Cor Unum» subraya que esta práctica «ayuda así a la persona a abrirse a la acción de Dios que le transmite su mensaje de salvación, liberándolo para que se convierta. Con esta conversión, el hombre alcanza la benevolencia de Dios y es escuchado por él».

Al recordar el contexto internacional, Cordes constata que, «si bien la amenaza de Osama Bin Laden y de sus bandas en este momento parece perder fuerza, el peligro del terrorismo y del fanatismo sigue en pie».

Además, añade, «los sufrimientos humanos provocados por la guerra en Oriente Medio nos tocan aún más en estos días de preparación para el nacimiento de Cristo».

«Todo ello hace más vivo y comprensible el llamamiento del Papa que sufre personalmente a causa de los sufrimientos de los hombres», concluye.

Por su parte, el padre Cottier reconoce que la iniciativa del Santo Padre le ha impresionado por dos motivos.

Ante todo, explica, el Papa constata que la paz «es algo muy frágil y debe ser considerada como un don de Dios. Por ello tenemos que rezar, suplicar y testimoniar esta súplica con el ayuno».

En segundo lugar, esta convocatoria le ha impresionado por celebrarse al concluir el Ramadán. «Subraya así la necesidad de pensar en los demás –explica–. El llamamiento a realizar actos de caridad fruto del ayuno es fortísimo. Por este motivo, además del ayuno y la oración, se invita a enviar el dinero ahorrado a favor de los más necesitados».

La Santa Sede ha abierto una cuenta corriente extraordinaria, gestionada por el Pontificio Consejo Cor Unum, en
BANCA DI ROMA
C/C N. 101010 «PRO DIGIUNO 14 DICEMBRE»
Código ABI 3002
Código CAB 5008
Código SWIFT para donativos de fuera de Italia añadir: BROMIT
A nombre del (intestato al) Pontificio Consejo COR UNUM

La Santa Sede ha informado que «los donativos recogidos serán destinados por el Papa, en día de Navidad, a aquellos que, víctimas de las consecuencias del terrorismo y de la guerra, corren el riesgo de ser olvidados una vez pasada la mayor emergencia».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")