Una especial Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Print Friendly, PDF & Email

Culminará con la Jornada de Asís

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, 11 enero 2002 (ZENIT.org).- La Semana de Oración para la Unidad de los Cristianos será especial este año: tiene lugar del 18 al 25 de enero, es decir, culminará con la jornada de oración de las religiones por la paz, convocada por Juan Pablo II en Asís, el 24 de este mismo mes.

En esta ocasión ortodoxos, hijos de la Reforma protestante, anglicanos, católicos… reflexionarán juntos sobre Dios, «fuente de la vida».

Como cada año, una Comisión internacional integrada por representantes del Consejo Ecuménico de las Iglesias y del Consejo Pontificio para la promoción de la Unidad de los Cristianos ha preparado un Programa para la Semana en la que se ofrecen textos para su vivencia y celebración.

Este grupo, constituido por catorce personas, se reunió en el centro ecuménico de Ottmaring (Augsburgo, Alemania), ciudad ecuménica donde viven miembros de las Fraternidades de vida común, nacidas en el seno de la Iglesia evangélica luterana, y miembros del movimiento de los Focolares, nacido en la Iglesia católica.

Se basaron en un proyecto presentado por un grupo ecuménico de representantes de las treinta y cuatro Conferencias Episcopales católicas del continente europeo y de la Conferencia de Iglesias Europeas (KEK) constituida por ciento veinticinco Iglesias miembros procedentes del mundo protestante, ortodoxo, anglicano y viejos católicos.

Como texto bíblico de referencia ha sido elegido el Salmo 36, poniendo el acento en el versículo «En Ti está la fuente de la vida», que «sugiere que para penetrar este secreto nos hace falta descubrir el camino que conduce hacia la fuente de la vida».

«El símbolo de la fuente nos recuerda que es necesario volver a los orígenes, al principio, a las raíces, a lo esencial. Para caminar juntos, los cristianos deben fundamentarse en la Palabra de Dios, en la revelación de la visión de Dios en Jesucristo, en la fuerza renovadora del Espíritu de Dios y en el conocimiento del amor de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo».

«En Cristo somos «uno» y herederos según la promesa de Dios –reconocen los cristianos de las diferentes confesiones–. Por el mismo bautismo estamos unidos a Cristo en la fe, y unidos igualmente los unos a los otros en la comunión del Cuerpo de Cristo. Esta es la unidad fundamental que comparten todos los cristianos y por la que Jesús oró la víspera de su muerte».

«El escándalo de la división de los cristianos nos exhorta a reconocer lo que tenemos en común en el mismo bautismo y a dar testimonio visible ante el mundo», concluyen.

Es posible consultar el documento integralmente en la página web del Vaticano en el apartado del Consejo Pontificio para la Unidad del Diálogo Interreligioso (http://www.vatican.va).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }