Juan Pablo II celebra el bautismo de veinte niños en la Capilla Sixtina

Print Friendly, PDF & Email

Bromas del pontífice entre los llores de los bebés

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 13 enero 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II bautizó este domingo a veinte niños provenientes de Italia, España, Estados Unidos y Francia e hizo un llamamiento a la responsabilidad en el crecimiento espiritual de los hijos.

Al ver a los bebés (nueve niños y once niñas), el pontífice planteó una pregunta a sus padres y padrinos durante la homilía de la celebración: «¿Podrán abrirse a la fe, si no reciben un buen testimonio de ella de los adultos que les rodean?».

Bajo los frescos de Miguel Ángel de la imponente Capilla Sixtina, añadió: «Estos niños tienen necesidad ante todo de vosotros, queridos padres; tienen necesidad también de vosotros, queridos padrinos y madrinas, para aprender a conocer al verdadero Dios, que es amor misericordioso».

«Comprenderán que Dios es fidelidad en caso de que puedan reconocer su reflejo, si bien limitado y falible, ante todo en vuestra presencia amorosa», aseguró.

El llanto de algunos bebés ahogó las palabras del Papa. En ese momento, con una sonrisa, Juan Pablo II dejó a un lado el texto que había preparado para decir: «Cuando escuchan hablar al Papa creen que también ellos tienen que dar una respuesta».

A los emocionados padres y padrinos, Juan Pablo II les dirigió también las últimas palabras de la homilía: «¡No os sintáis solos!».

«Os sostenga, ante todo, la confianza en el Ángel de la guarda, al que Dios ha confiado su singular mensaje de amor para cada uno de vuestros hijos. Toda la Iglesia, además, a la que tenéis la gracia de pertenecer está comprometida en asistiros», concluyó

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }