Presidente de Israel al Papa: El asedio de Belén durará hasta que se rindan

No ofrece otra alternativa a los palestinos encerrados en la Basílica

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

JERUSALÉN, 10 abril 2002 (ZENIT.org).- El máximo representante del Estado de Israel ha escrito una carta a Juan Pablo II para comunicarle que el Ejército de su país no abandonará el asedio de la Basílica de la Natividad de Belén hasta que se rindan los palestinos encerrados.

El texto de la misiva escrita al pontífice por el presidente de Israel, Moshe Katsav, fue difundido en la tarde de este miércoles por la embajada de su país ante la Santa Sede.

«El Ejército israelí no tiene otra alternativa que mantener el asedio, pues ofrecer un salvoconducto a los terroristas extremamente peligrosos refugiados en la Basílica representaría un grave peligro para la seguridad pública», explica el presidente en su carta.

Los representante de todas las Iglesias cristianas presentes en Tierra Santa habían pedido la organización de un convoy protegido internacionalmente para que pudieran salir los doscientos palestinos, muchos de ellos policías o milicianos, refugiados en el recinto sagrado.

Más de treinta religiosos franciscanos, varias religiosas de esa misma Orden, y seis monjes armenios se encuentran también encerrados en sus residencias, que forman parte del recinto sagrado en el que se encuentra la gruta en que nació Jesús.

Corren el peligro de convertirse en víctimas de dos fuegos, en momentos en que carecen de alimentación, energía eléctrica, y agua.

«Todos los miembros de las fuerzas de defensa israelíes han recibido la orden de no disparar contra las propiedades de la Iglesia y de no violarlas», asegura el presidente Katsav al obispo de Roma.

«En el caso particular de la iglesia de la Natividad, el Gobierno israelí se compromete a no convertirla en teatro de enfrentamientos. Si bien se han desplegado operaciones en sus alrededores, la iglesia no ha sido tocada por las fuerzas de defensa, a pesar de la presencia confirmada de miembros de los grupos terroristas armados de Hamas, de la Jihad islámica y de Tanzim», añade el jefe de Estado.

«Nuestro objetivo sigue siendo hacer que los terroristas armados salgan desarmados de la iglesia», afirma.

«Con todo el respeto que tenemos por los lugares santos, no tenemos otra alternativa que el asedio para impedir que terroristas palestinos armados, que han asesinado a judíos inocentes, y que se han refugiado en un santuario cristiano, se escapen y continúen con sus acciones asesinas», concluye Katsav.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación