Religiosos en Siberia para testimoniar la universalidad de la Iglesia

El superior de los verbitas habla tras la expulsión de monseñor Mazur

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ROMA, 28 abril 2002 (ZENIT.org).- ¿Qué hacen religiosos católicos en Siberia? El padre Antonio Pernia, superior general de la Sociedad del Verbo Divino, responde: anunciar el Evangelio tratando de «dar testimonio de la universalidad de la Iglesia».

Al igual que el padre Pernia, también monseñor Jerzy Mazur, obispo católico de San José en Irkutsk (Siberia oriental), expulsado de Rusia por las autoridades del país, es religiosos verbita, como se conoce comúnmente a esta familia religiosa.

En declaraciones al servicio de información de las comunidades religiosas «Vidimus Dominum», el padre Pernia, explica cómo es el espíritu con el que trabajan sus religiosos en esta diócesis de 10 millones de kilómetros cuadrados, con 15 millones de habitantes y 48 mil católicos.

«La tendencia de la gente del lugar –explica– es la de ver a la Iglesia como una institución polaca porque la mayoría de los sacerdotes viene de Polonia. Ahora, tras enviar a más misioneros de otra proveniencia, estamos tratando de mostrar y dar testimonio de la universalidad de la Iglesia».

«Además –revela–, se está intentando entablar un diálogo con la Iglesia ortodoxa, para hacer desaparecer la impresión de que estamos haciendo proselitismo entre sus fieles. Hemos creado también una obra social para aliviar la situación de los drogadictos y alcohólicos».

Para el padre Pernia este aspecto es muy importante, pues «es un modo de ir más allá de la comunidad católica, para podernos encontrar tanto con los no católicos como con los que se encuentran en necesidad».

Los verbitas están presentes en Bielorussia, en Moscú y en Siberia. En particular, en la diócesis de monseñor Mazur dirigen una parroquia que trabaja en la frontera con China, una zona en la que hay un millón de inmigrantes provenientes del gran país asiático.

«A nivel de la gente común es posible dialogar y colaborar –explica el padre Pernia–, mientras que con las jerarquías de la Iglesia ortodoxa es más difícil. La gente, los fieles, están más abiertos a cooperar, especialmente cuando se trata de los problemas sociales».

La Congregación de los Misioneros del Verbo Divino está en 63 países de todos los continentes. En los últimos años ha aumentado su presencia en Asia, en especial en Indonesia e India. De hecho, la mayor parte de sus vocaciones proceden en estos momentos de esos dos países y de Filipinas.

El Capítulo general del año 2000 decidió dar prioridad a la evangelización en África, donde los verbitas están presentes en 11 países con 400 religiosos.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación