La mayoría de los norteamericanos rechaza el aborto por nacimiento parcial

Avanza la tramitación para prohibir esta práctica

Share this Entry

WASHINGTON, 16 julio 2002 (ZENIT.org).- «Los norteamericanos no descansarán mientras el aborto por nacimiento parcial se realice en este país», afirmó Cathleen A. Cleaver, portavoz del secretariado pro vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Cleaver expresó su satisfacción por la audiencia de un Comité de la Cámara de Representantes de finales de la semana pasada acerca de la prohibición recientemente introducida sobre el aborto por nacimiento parcial: «La audiencia confirma la verdad del aborto por nacimiento parcial: no existe razón médica alguna para recurrir a este bárbaro procedimiento».

«El aborto por nacimiento parcial se realiza a las 20 semanas de gestación o más, y la evidencia neurológica ha confirmado que es una experiencia “terriblemente dolorosa” para el no nacido. Es más: representa una amenaza para la salud de la mujer que equivocadamente lo considera como una elección acertada», añade Cleaver.

Steve Chabot, congresista por Ohio, introdujo su proyecto de ley en respuesta a un fallo de la Corte Suprema en el año 2000 por el que se anulaba una prohibición de Nebraska sobre el aborto por nacimiento parcial.

La sentencia «Stenberg contra Carhart» se basó en una conclusión objetivamente imprecisa de un tribunal inferior, el cual estableció que el aborto por nacimiento parcial podría ser el método más seguro en determinadas circunstancias.

Esta conclusión es discutida por la mayoría de los miembros de la profesión médica, incluida la Asociación Médica Americana, que concluye que el aborto por nacimiento parcial es mala praxis y «nunca médicamente indicado».

El proyecto de ley de Chabot presenta nuevos descubrimientos científicos sobre este procedimiento y una descripción más detallada.

Más de la mitad de los estados de la Unión Americana han promulgado leyes para prohibir el aborto por nacimiento parcial, y los sondeos demuestran que una abrumadora mayoría de los norteamericanos (más del 70%) respalda una prohibición.

El doctor Curtis Cook, un experto médico presente en la audiencia del Comité de la Cámara de Representantes, subrayó que el aborto por nacimiento parcial es un «procedimiento defectuoso sin ninguna función en la práctica médica».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")