Alemania: Polémica entre los obispos y el candidato democristiano

Por la incoherente política familiar que presenta a las elecciones

Share this Entry

BERLIN, 23 julio 2002 (ZENIT.org).- Aumenta en Alemania la polémica entre representantes de la Iglesia católica y el candidato a primer ministro de la coalición democristiana CDU-CSU, Edmund Stoiber, a dos meses de las elecciones.

Debido a la incoherente política familiar, representada por la aspirante a ocupar este ministerio, los obispos piden que las dos formaciones políticas dejen de llamarse cristianas.

El debate ha llevado a una de las figuras del episcopado alemán, el cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia, a «exhortar» a los dos partidos a retirar la «c» de «cristiano» de sus siglas.

El principal motivo de la polémica reside en el nombramiento como «ministra en la sombra para la familia» de una joven de 28 años, Katharine Reiche, estrella emergente del CDU. La diputada representa una buena baza para el candidato Stoiber por tres razones: es joven, es mujer y es la única alemana del Este en el «gobierno en la sombra» que aspira a ganar las elecciones.

Se le confía precisamente el tema de familia porque tiene un niño pequeño, está esperando otro, y ha luchado siempre por el derecho de la mujer a conciliar el hogar con el trabajo y por obtener medidas que faciliten esta posibilidad.

Sin embargo existe un problema: Reiche no está casada, ni canónica ni civilmente. Convive con un alto funcionario del CDU al que llama «mi marido».

Su nombramiento ha dejado perplejos a muchos católicos que se preguntan si un partido que se llama cristiano puede ignorar un punto fundamental de la moral cristiana.

La polémica, que ha llegado también al interior del partido, ha hecho considerar al candidato Stoiber la posibilidad de retirar a Reiche las competencias de familia y dejarle el resto de asuntos sociales. Por el momento, no ha tomado esta decisión.

En el debate ha intervenido también el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, cardenal Karl Lehmann, obispo de Maguncia: «Es una decisión errónea que lanza una señal equivocada. Y esto no quiere decir que tenga nada personal contra la señora Reiche».

Katharina Reiche está suavizando su postura y ha sugerido que, después de todo, casarse no sería una mala idea. Como primer signo de acercamiento, ha coincidido con los obispos en criticar la sentencia del Tribunal Constitucional en favor de la equiparación entre uniones homosexuales y matrimonios.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")