Cardenal Rivera: La libertad religiosa en México sigue siendo limitada

CIUDAD DE MÉXICO, 28 julio 2002 (ZENIT.org).- En vísperas de la visita de Juan Pablo II a México, el cardenal Norberto Rivera Carrera arzobispo primado del país, reconoció este domingo que la libertad religiosa es todavía frágil.

Share this Entry

El cardenal metropolitano consideró que en la República no hay aún una plena libertad religiosa y puso como ejemplo el caso del presidente de la República, Vicente Fox, quien debe dejar su investidura para asistir a una ceremonia religiosa y «lo mismo harán los legisladores y las demás autoridades».

Rivera Carrera cuestionó el marco legal que obliga a quienes tienen investiduras políticas o legislativas a quitárselas cuando asisten a un acto religioso.

«No es necesario hacer ficciones jurídicas, porque el presidente es el presidente en su casa o fuera de su casa, en la Iglesia o fuera de la Iglesia», afirmó en declaraciones a la prensa.

Ante ello, sugirió que se requieren cambios legales para reforzar la relación Iglesia-Estado, aunque esto depende del Poder Legislativo más que del Ejecutivo.

«Ellos –los legisladores– verán el momento más oportuno de hacer nuevas propuestas de legislación», señaló.

«Creo que lo que nos hace falta es cambiar de mentalidad: de más respeto, de tolerancia, de que haya una verdadera libertad religiosa y no simplemente un estatuto para aparentar que la hay, sino que se dé realmente en la vida diaria esa libertad religiosa», insistió.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")