Mensaje del Papa con motivo de la nueva catedral de Los Ángeles

El proyecto arquitectónico religioso más ambicioso de inicios de siglo

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 25 agosto 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha manifestado su cariñosa cercanía a los sacerdotes, religiosos y fieles de la arquidiócesis de Los Ángeles al compartir la alegría de la consagración de la catedral de la metrópolis californiana el 2 de septiembre próximo.

El pontífice confiesa sus sentimientos en una carta publicada este sábado por la Sala de Prensa del Vaticano, escrita en latín, dirigida al cardenal James Francis Stafford, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, a quien ha nombrado enviado especial para este importante acontecimiento de esa Iglesia local.

En la misiva, el obispo de Roma pide al purpurado estadounidense que lleve su saludo y bendición a todos los participantes, expresando además el deseo de que la nueva catedral contribuya a acrecentar en todos «la recta fe» y la «devoción sólida».

La comunidad católica de Los Ángeles espera el final de construcción del nuevo edificio desde 1994, cuando la antigua catedral de Santa Vibiana había sufrido daños irreparables a causa de los terremotos.

El cardenal Roger M. Mahony, arzobispo de Los Ángeles, ha invitado además a los diferentes líderes religiosos de la ciudad para participar en una especial conmemoración interreligiosa el 11 de septiembre, en recuerdo de los atentados terroristas contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

El arquitecto de la catedral es el español José Rafael Moneo, autor de un sorprendente diseño que utiliza la luz natural para iluminar toda la asamblea y el espacio de culto de la catedral. El plano interior de la nueva catedral es tradicional e innovador a la vez.

El templo tiene un imponente presbiterio capaz de acoger a unos 350 sacerdotes en celebraciones destacadas. Una serie de capillas se alinean en ambos lados de la catedral. Se abren hacia un espectacular ambulatorio, que rodea el interior de la catedral.

Un alto campanario de 150 pies de altura sostendrá 38 campanas que serán programadas para tocar himnos durante el curso del día, así como para llamar a las personas al culto.

La obra en su conjunto está considerada como el proyecto arquitectónico religioso más ambicioso de inicios de siglo.

Más información en http://cathedral.la-archdiocese.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación