Fallece el padre Werenfried van Straaten, fundador de «Ayuda a la Iglesia Necesitada»

El «mendigo más importante del siglo XX»

Share this Entry

KÖNIGSTEIN, 31 enero 2003 (ZENIT.org).- El padre Werenfried van Straaten, fundador de la Asociación católica internacional «Ayuda a la Iglesia Necesitada», falleció este viernes a los 90 años de edad, según informa la sede central de la organización.

El viernes 7 de febrero presidirá la misa de oración por su alma en Limburgo el cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación vaticana para el Clero. Su funeral se celebrará al día siguiente en Tongerlo (Bélgica), la abadía premostratense a la que entró a los 27 años de edad.

El padre van Straaten nació en 1913 en Mijdrecht (Holanda). Poco después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, en 1947, fundó la asociación «Ayuda a la Iglesia Necesitada» para destinar fondos y alimentos en Holanda y Bélgica para los desplazados alemanes y a predicar a favor de la reconciliación con los que habían sido enemigos durante la guerra.

El hecho de reunir cientos de toneladas de tocino entre los campesinos flamencos le valió el apodo de «Padre Tocino», con el que se hizo muy popular.

Desde principios de los años cincuenta, «Ayuda a la Iglesia Necesitada» se esforzó por ayudar a la Iglesia perseguida en la Europa comunista.

En 1962 y a petición del Papa Juan XXIII, la Asociación extendió su ayuda a América Latina y, más tarde, a África y Asia.

Además de las iniciativas encaminadas a paliar necesidades alimentarias, sanitarias y de desarrollo en general, «Ayuda a la Iglesia Necesitada» tiene por objetivo principal apoyar la labor pastoral de la Iglesia amenazada de estas regiones.

En el año 1966, el padre Werenfried funda, conjuntamente con la religiosa flamenca Madre Hadewig la orden de las Hijas de la Resurrección en Bukavu (antes Zaire), que sigue activa hasta el día de hoy en Centroáfrica.

Tras la caída del Telón de Acero y por expreso deseo del Papa Juan Pablo II, «Ayuda a la Iglesia Necesitada» empezó a establecer contacto con la Iglesia ortodoxa rusa para ayudar también a esta Iglesia gravemente afectada por el comunismo.

El objetivo principal de sus proyectos ecuménicos reside en propiciar un acercamiento entre ortodoxos y católicos, como «prueba de amor desinteresado y camino a la reconciliación» de ambas Iglesias hermanas.

El padre Werenfried fue también conocido por la elocuencia de sus predicaciones, con las que ha sido capaz de reunir más de tres mil millones de euros en donativos, convirtiéndose así en el «mendigo más importante del siglo».

«Ayuda a la Iglesia Necesitada» es una asociación dependiente de la Santa Sede que cuenta con filiales en dieciséis países. En la sede internacional, ubicada en Königstein (Alemania), se tramitan anualmente una media de diez mil proyectos presentados por sacerdotes, religiosos y obispos de más de 130 países del mundo. Cuenta con 700.000 bienhechores en todo el mundo.

En un comunicado, la sede central de «Ayuda a la Iglesia Necesitada» confirma que en el futuro «seguirá manteniendo fielmente el compromiso del carisma original de su fundador, y continuará apoyando a los cristianos amenazados por la opresión, la persecución y la necesidad en todo el mundo».

El 13 de febrero de 1993, el padre Werenfried fue nombrado Miembro Honorario del Senado Europeo.

Al cumplir los 90 años, el 17 de enero pasado, el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, se hace portavoz de muchos cristianos, sobre todo de Europa del Este, quienes le consideran un «ángel de la paz».

Más información en http://www.ain-es.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación