Costa Rica: La violación no justifica el aborto

Comunicado de la Conferencia Episcopal

Share this Entry

SAN JOSÉ, 6 febrero 2003 (ZENIT.org).- En medio del debate social por la violación de dos menores de edad –una ha quedado embarazada–, la Conferencia Episcopal de Costa Rica ha expresado su más firme rechazo hacia la agresión y ha recordado que aún en estos casos el aborto no está justificado.

La violación no sólo lesiona el derecho de la persona al respeto, a la libertad y a la integridad física y moral, sino que también «atenta contra la justicia y la caridad, cuanto más si (…) se trata de criaturas inocentes», se lee en el comunicado firmado por monseñor José Francisco Ulloa Rojas, obispo de Limón y presidente de la Conferencia Episcopal costarricense.

Además de manifestar su solidaridad y cercanía con las víctimas y sus familias, en el texto –difundido el martes– se pide a las autoridades que delitos de esta gravedad no queden impunes.

Asimismo, haciendo referencia al embarazo de una de las menores violadas, el comunicado se remite a la Carta Pastoral que publicaron los obispos el 4 de marzo de 1992 en la que señalaron que «el aborto ni remedia la violación, ni da tranquilidad a las conciencias, ni sana las heridas psíquicas».

«No se ha logrado demostrar claramente hasta ahora –dice la mencionada Pastoral– que un grave trastorno psíquico en una madre embarazada involuntariamente se cure mediante un aborto, más bien la experiencia parece indicar que el aborto como remedio psíquico es mucho más perjudicial para la madre, ya que junto al dolor de la agresión aparece el conflicto inevitable de haber provocado un homicidio…».

El comunicado del episcopado costarricense recalca que «la decisión deliberada de privar a un ser humano inocente de su vida es siempre mala desde el punto de vista moral y nunca puede ser lícita ni como fin, ni como medio para un fin bueno».

El mensaje concluye con un llamamiento: «Es nuestra responsabilidad como pueblo solidario brindar, tanto a la niña como a la criatura inocente que lleva en su vientre, todo el apoyo material, médico, psicológico y espiritual necesario para continuar con sus vidas».

Se puede consultar el texto íntegro del comunicado en la página de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")