El Papa condena el «execrable» atentado de Bogotá

Al menos 33 muertos y 200 heridos en un club social

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 9 febrero 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha enviado un mensaje para condenar el «execrable» atentado que tuvo lugar el viernes por la noche, cuando un coche bomba explotó en un club social dejando al menos 33 muertos y unos 200 heridos.

En un telegrama enviado al cardenal Pedro Rubiano Sáenz, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, el Santo Padre expresa su «enérgica reprobación por estas acciones contra la vida y dignidad de las personas y su convivencia pacífica».

En el mensaje, enviado por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, el Papa, «mientras ofrece sufragios por el eterno descanso de los fallecidos», transmite «su más sentido pésame a las familias que lloran a sus seres queridos, víctimas de tan injustificable violencia».

Juan Pablo II confía «en que las diversas instancias públicas y los ciudadanos, tan sensibles al valor de la vida y a los derechos de la persona, rechacen esta permanente forma de violencia, que ofende la conciencia humana y cristiana».

El obispo de Roma pide «al Señor que conceda al amado pueblo colombiano serenidad y entereza ante esta adversidad que perturba la paz social, para que superando con valor y sentido cívico esa prueba, puedan convivir todos como hijos de la misma patria».

Colombia y Estados Unidos atribuyeron este sábado el atentado a la guerrilla. «A mí no me cabe la menor duda de que fueron las FARC», Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, dijo el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, al referirse al ataque, considerado como el más grave cometido en Bogotá en más de una década.

Publicamos el texto del telegrama original.

* * *

SEÑOR CARDENAL PEDRO RUBIANO SÁENZ
ARZOBISPO DE BOGOTÁ
EL SANTO PADRE JUAN PABLO II HA RECIBIDO PROFUNDAMENTE APENADO LA TRISTE NOTICIA DEL EXECRABLE ATENTADO LLEVADO A CABO EN BOGOTÁ CON UN COCHE BOMBA, CAUSANDO VARIOS MUERTOS Y MUCHÍSIMOS HERIDOS. EN ESTA CIRCUNSTANCIA, EXPRESA UNA VEZ MÁS SU ENÉRGICA REPROBACIÓN POR ESTAS ACCIONES CONTRA LA VIDA Y DIGNIDAD DE LAS PERSONAS Y SU CONVIVENCIA PACÍFICA.
EL PAPA, MIENTRAS OFRECE SUFRAGIOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LOS FALLECIDOS, RUEGA A VUESTRA EMINENCIA QUE TRANSMITA SU MÁS SENTIDO PÉSAME A LAS FAMILIAS QUE LLORAN A SUS SERES QUERIDOS, VÍCTIMAS DE TAN INJUSTIFICABLE VIOLENCIA, JUNTO CON LA SEGURIDAD DE SU PLEGARIA POR EL PRONTO Y TOTAL RESTABLECIMIENTO DE LOS HERIDOS.
AL MISMO TIEMPO, SU SANTIDAD CONFÍA EN QUE LAS DIVERSAS INSTANCIAS PÚBLICAS Y LOS CIUDADANOS, TAN SENSIBLES AL VALOR DE LA VIDA Y A LOS DERECHOS DE LA PERSONA, RECHACEN ESTA PERMANENTE FORMA DE VIOLENCIA, QUE OFENDE A LA CONCIENCIA HUMANA Y CRISTIANA. EN ESTOS MOMENTOS PIDE AL SEÑOR QUE CONCEDA AL AMADO PUEBLO COLOMBIANO SERENIDAD Y ENTEREZA ANTE ESTA ADVERSIDAD QUE PERTURBA LA PAZ SOCIAL, PARA QUE SUPERANDO CON VALOR Y SENTIDO CÍVICO ESA PRUEBA, PUEDAN CONVIVIR TODOS COMO HIJOS DE LA MISMA PATRIA. CON ESTOS SENTIMIENTOS LES IMPARTE, EN ESTA HORA DE DOLOR, LA CONFORTADORA BENDICIÓN APOSTÓLICA.
CARDENAL ANGELO SODANO
SECRETARIO DE ESTADO DE SU SANTIDAD

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")