Obispos de Centroamérica y México defienden la dignidad del emigrante

En un comunicado conjunto

Share this Entry

CIUDAD QUESADA (COSTA RICA), 20 febrero 2003 (ZENIT.org).- Obispos de Centroamérica y México, han pedido a los gobiernos de la región un trato más justo y humano para los emigrantes y la protección de sus derechos y dignidad humana renunciando a políticas que fomenten actitudes xenófobas.

El mensaje conjunto es fruto de la reunión que mantuvieron el 14 y 15 de febrero en Ciudad Quesada los responsables nacionales de la pastoral de movilidad humana de Centroamérica y México y el Secretariado para la pastoral de movilidad humana del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano).

Preocupados por las causas del fenómeno migratorio masivo hacia Estados Unidos, México y países de Centroamérica, los obispos constataron que en los países de la región se abre cada vez más la brecha entre ricos y pobres y se deterioran los valores, en especial la familia.

Además denunciaron el aumento de la corrupción, la impunidad, la violencia y la inseguridad social.

En particular, manifestaron su preocupación por las consecuencias sociales que pueden derivarse de la aplicación del Tratado de Libre Comercio (TLC) de Centroamérica con Estados Unidos, el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y el Plan Puebla Panamá (PPP).

«No nos oponemos –declararon–, pero sí demandamos un sistema económico que redistribuya con equidad y justicia la riqueza que el mismo genera».

«Con los obispos de Estados Unidos y México en su Carta Pastoral “Juntos en el camino de la esperanza ya no somos extranjeros”, pedimos a los gobiernos un trato más generoso, justo y humano para todos los migrantes y que las políticas migratorias no fomenten actitudes xenófobas y racistas, de tal forma que protejan sus derechos y dignidad humana», concluyeron.

El «Mensaje al pueblo de Dios sobre el fenómeno migratorio en Centroamérica y México», fechado el pasado 15 de febrero, lleva las firmas de monseñor Ángel San Casimiro Fernández –obispo de Ciudad Quesada (Costa Rica)–, monseñor Renato Ascencio León –obispo de Ciudad Juárez (México)– y monseñor Bernhard Hombach, obispo de Juigalpa (Nicaragua)–.

Aportaron también sus firmas el Secretariado para la pastoral de movilidad humana del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) y los Secretarios Ejecutivos de la Pastoral de Movilidad Humana de Centroamérica y México.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")