La misión no puede ser la Cenicienta de la vida cristiana

La Iglesia es misionera o no es Iglesia, recuerda el cardenal Crescenzio Sepe

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 21 febrero 2003 (ZENIT.org).- La dimensión misionera no puede ser la «Cenicienta de la experiencia de la fe o de la práctica pastoral de los obispos y sacerdotes», advirtió este jueves el hombre de Juan Pablo II para las misiones.

El cardenal Crescenzio Sepe, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, reconoció que una fe cristiana que no es evangelizadora no es auténtica, al presentar el mensaje que el Papa ha escrito este año para la Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND), que se celebrará el 19 de octubre de 2003.

«La misión forma parte del núcleo del itinerario de cada comunidad cristiana», dijo el purpurado italiano, lamentando que la dimensión misionera sea concebida por algunos católicos como un apéndice en la vida cristiana.

El cardenal explicó que el Santo Padre ha querido anticipar la presentación del mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones «para que las comunidades tengan más tiempo para integrar el texto en su pastoral concreta». A partir de ahora ya no se publicará en Pentecostés, como en años anteriores, sino en la Fiesta del Bautismo del Señor (en enero).

El prefecto del organismo misionero de la Santa Sede añadió que «después del 11 de septiembre y de otros problemas las donaciones para las misiones han descendido», pero añadió esperanzado que «ya hay signos de una mejora, no sólo en Estados Unidos sino en todo el planeta».

«Una guerra en Irak tendría efectos para todos y por lo tanto también para los misioneros –reconoció Sepe–, pero esperemos que esta eventualidad no se realice; si tuviera que ocurrir, sería necesario asistir de manera particular a aquellos que están en países de misión», afirmó.

El mensaje del Papa para el día de las misiones subraya la necesidad de una Iglesia más contemplativa, santa y misionera. Según Sepe, una Iglesia misionera tiene que entenderse como «una Iglesia que narra y testimonia Cristo», algo que no es exclusivo de los católicos, sino que forma parte de la identidad de todos los cristianos.

«El secreto de la misión –añadió al finalizar su intervención– es trabajar, fijar la mirada en María y rezar con el Rosario».

Ha sido la primera aparición de Sepe en calidad de cardenal en la Sala de Prensa de la Santa Sede, desde que Juan Pablo II le puso al frente del organismo misionero vaticano.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")