Cáritas activa el plan de emergencia para atender a civiles de Irak

CIUDAD DEL VATICANO, 20 marzo 2003 (ZENIT.org).- La red Cáritas en Oriente Medio, integrada por la propia Cáritas Nacional de Irak y las Cáritas de los países vecinos, han activado el plan de emergencia previsto para atender a las víctimas civiles del conflicto bélico.

Share this Entry

La oficina de enlace de Cáritas Irak en Ammán ha asumido, bajo la dirección de Faiq Bourachi, la coordinación de toda la acción humanitaria de la red Cáritas en la región.

En este operativo están implicadas las Cáritas de Turquía, de Siria, del Líbano y de Jerusalén, y cuenta con el apoyo sobre el terreno de un equipo técnico de intervención en emergencias desplegado por Cáritas Internationalis.

Este equipo, integrado por 10 expertos de distintas Cáritas, está coordinado por el alemán Karl Amman. El seguimiento de todas las actividades de ayuda a los damnificados se realiza en estrecho contacto con el grupo de trabajo de la Región de Oriente Medio y Norte de Africa (MONA) de Cáritas Internacional, del que forma parte Cáritas Española.

«Aunque resulta prematuro hablar en estas primeras horas del conflicto de un número fiable de afectados y de posibles movimientos de desplazados, la red Cáritas está trabajando con la hipótesis de atender a las necesidades de una población estimada de entre 200.000 y 500.000 desplazados, tanto dentro de Iraq como en los países limítrofes», explica Cáritas en un comunicado de prensa distribuido desde Madrid.

Cáritas Siria está preparada para acoger a 40.000 refugiados iraquíes.

En Jordania, donde actualmente residen 300.000 refugiados iraquíes, la red Cáritas ha movilizado sus recursos humanos para atender a un importante flujo de nuevos refugiados en el caso de que el Gobierno jordano decida abrir las fronteras a las personas desplazadas a causa del conflicto.

En la vecina Turquía, Cáritas está dispuesta a asumir la gestión de los campos de refugiados que le sean confiados dentro del acuerdo suscrito entre el Gobierno y el Creciente Rojo de Turquía para abrir asentamientos en la región nor-oriental del país.

En Irak, todos los centros de atención primaria de Cáritas han activado sus planes de ayuda a los damnificados, que darán prioridad al reparto de agua potable y alimentos, así como la atención médica de urgencia a los heridos.

En los países vecinos, todas las Cáritas locales tienen preparadas desde hace meses reservas de material humanitario de primera ayuda –alimentos, material de abrigo, tiendas de campaña y equipos sanitarios– para atender a los desplazados.

Más información en http://www.caritas.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación