El Papa: La evangelización y los pobres necesitan testigos de Cristo; no burocratización

Afronta los desafíos de la evangelización de América Latina

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 27 marzo 2003 (ZENIT.org).- La evangelización en América Latina no necesita nuevas estructuras eclesiales, sino evangelizadores que hablen cada vez más de Jesucristo y demuestren con su vida evangélica la opción preferencial por los más pobres, constata Juan Pablo II.

El Papa afrontó este jueves los desafíos del anuncio del evangelio en el «continente de la esperanza» –palabras que ha utilizado en varios documentos oficiales– de la Iglesia católica, en el que se encuentran casi la mitad de los católicos del mundo, al recibir en audiencia a la Comisión Pontificia para América Latina.

«La Iglesia necesita muchos y cualificados evangelizadores que, con nuevo ardor, renovado entusiasmo, fino espíritu eclesial, desbordantes de fe y esperanza, hablen cada vez más de Jesucristo», aseguró.

«Estos evangelizadores –obispos, sacerdotes y diáconos, religiosos y religiosas, fieles laicos– son, bajo la guía del Espíritu Santo, los protagonistas indispensables en la tarea evangelizadora, en la cual cuentan más las personas que las estructuras, aunque éstas sean en cierto modo, necesarias», explicó.

«Tales estructuras han de ser sencillas, ágiles, sólo las indispensables, de forma que no agobien, sino que ayuden y faciliten el trabajo pastoral; por otra parte, han de ser eficaces, según las exigencias de los tiempos actuales», explicó ante la Comisión presidida por el cardenal Giovanni Battista Re, quien es además prefecto de la Congregación vaticana para los Obispos.

«Es importante aprovechar todas las técnicas modernas para la evangelización, pero evitando una burocratización excesiva, la multiplicación de viajes y reuniones, así como el empleo innecesario de personas, tiempo y recursos económicos que podrían destinarse más bien a la acción directa del anuncio evangélico y a la atención a los necesitados», afirmó el Papa.

«Las estructuras y organizaciones, así como el estilo de vida eclesial –subrayó–, han de reflejar siempre el rostro sencillo de América Latina para facilitar un mayor acercamiento a las masas desheredadas, a los indígenas, a los emigrantes y desplazados, a los obreros, a los marginados, a los enfermos, y, en general, a los que sufren, es decir, a todos aquellos que son o han de constituir el objetivo de vuestra opción preferencial».

La Comisión Pontificia para América Latina, creada por Pío XII en 1958, tiene la tarea de aconsejar ay ayudar a las Iglesias particulares de esa área, así como estudiar los problemas doctrinales y pastorales que encuentran, prestando particular atención a la promoción de la Nueva Evangelización.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")